El fútbol francés se desploma y busca nuevos inversores

stop

Los clubes perdieron 100 millones durante la pasada temporada, marcada por el impuesto que grava las rentas más altas y la construcción de nuevos campos

Lluís Regàs

Celebraciones del Sochaux y del Olympique de Marsella, dos clubes franceses que atraviesan una incierta situación económica
Celebraciones del Sochaux y del Olympique de Marsella, dos clubes franceses que atraviesan una incierta situación económica

23 de febrero de 2015 (23:52 CET)

El fútbol francés busca inversores para ser económicamente viable. El torneo más débil de las cinco grandes ligas europeas reclama soluciones inmediatas para superar la actual crisis económica y se prepara para cambios importantes. El nuevo impuesto que grava las rentas más altas y la construcción de nuevos estadios para la Eurocopa de 2016 han castigado a muchas entidades.

La sociedad china Ledus ha hecho una oferta a Peugeot para comprar al Sochaux y el Lille entra en una fase de incertidumbre tras la retirada del empresario Michel Seydoux, según informa Les Echos.fr. El Olympique de Marsella, campeón de Europa en 1993, también atraviesa una delicada situación económica y puede cambiar de propietario en los próximos meses. Más pronunciada es la caída del Lens, campeón de liga en 1998. El club del norte de Francia, que fue adquirido en verano de 2013 por un hombre de negocios de Azerbaiyán, Hafiz Mammadov, todavía se encuentra en una situación muy incierta. En la Ligue 2, el modesto Le Havre busca comprador después de un fallido intento en los últimos meses.

EL PSG, la excepción

La Ligue 1, según el informe del economista José María Gay de Liébana de la temporada 2012-13, factura 1.298 millones de euros, por 1.811 de la Liga y 3.056 de la Premier League. Por derechos de televisión, los clubes ingresaron 632 millones de euros, la mitad que los equipos de la Premier. La mayoría de los clubes galos depende de la capacidad financiera de su propietario y sólo el PSG de Nasser Al-Khelaïfi factura más de 400 millones de euros por temporada. Ni el Olympique de Lyon ni el Olympique de Marsella figuran en el TOP-20 de clubes con más ingresos de Europa, según Deloitte.

"El fútbol francés busca nuevos mercados en África, pero su potencial es muy inferior al de los grandes clubes de Inglaterra, Alemania, España e Italia. Sus estadios están casi siempre vacíos y los ingresos por la venta de entradas y abonos son muy débiles", argumenta Gay de Liébana. Incluso el Mónaco, adquirido por el multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, ha dado un paso atrás y renuncia a competir con el PSG por la supremacía del fútbol galo.

El informe de la Liga

Bernard Caiazzo, presidente del Saint-Etienne, critica el modelo actual y denuncia el excesivo intervencionismo de los propietarios para evitar la quiebra de los clubes. "En Francia, el fútbol no tiene un modelo económico y los accionistas deben intervenir constantemente. Por tanto, es difícil encontrar inversores serios", asegura Caiazzo.

La Liga de Fútbol Profesional de Francia publicará pronto el informe financiero y económico de la temporada 2013-14 que anunciará una pérdida neta global de 100 millones de euros entre los clubes de la Ligue 1 y la Ligue 2, 61 millones más que en la anterior campaña.

El nuevo estadio del OL

El informe de la Liga constata que los clubes destinan más del 50% de sus ingresos en pagar las nóminas de los futbolistas y sus impuestos. El nuevo impuesto que grava las rentas más elevadas (75% los sueldos superiores al millón de euros) también ha castigado a las entidades deportivas más poderosas de Francia. La reforma de algunos estadios para la Eurocopa de 2016, asimismo, ha tenido un impacto económico negativo para algunos clubes franceses.

En Lyon, el OL está construyendo el nuevo Stade des Lumières, con capacidad para 58.000 espectadores, que costará 250 millones de euros. El OM, mientras, ha invertido 350 millones de euros en la remodelación del Stade Velodrome.

Reducir el número de equipo de la Ligue 1

"El nuevo impuesto y la construcción de nuevos estadios impide que clubes como el OM o el OL puedan competir, económicamente, con el PSG. El fútbol francés está tocado", asume un agente de futbolistas.

Debilitados por unas cargas sociales más fuertes que en el resto de países europeos, los clubes franceses buscan soluciones de urgencia desde diciembre. Una de las medidas que podrían adoptar sería la reducción de la Ligue 1 a 18 equipos, medida que avalan los grandes clubes pero que no agrada a las entidades más modestas.