El fútbol español paga 800 millones de deuda en tres años

stop

Tebas presume de ligera mejoría en un entorno de crisis

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, con las banderas de los clubes de fondo

02 de abril de 2015 (00:00 CET)

El fútbol español respira tras unas temporadas ahogado por la mala gestión de muchos de los dirigentes de los clubes. Hay mucho camino por recorrer, pero ya existen unos cimientos sobre los que conseguir la sostenibilidad. Javier Tebas, polémico presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), se cuelga las medallas por las medidas que ha tomado para revertir la situación de crisis desde 2013 y ha presentado el primer informe para presumir de transparencia. El dato: la reducción de la deuda en tres años (2011-14) es de 814 millones.

La memoria económica de la Liga 2011-14 habla de mejoría en casi todos los puntos. Una mejoría procedente de los contratos televisivos y de la descapitalización de los equipos, con cuantiosas ventas de jugadores. Los clubes ingresan más, pero gastan lo mismo porque destinan los esfuerzos en pagar las deudas. En este punto, las instituciones de la LFP han reducido el pasivo el 16,8% (558 millones) en tres temporadas, hasta situarlo en 2.757 millones. La mayoría de ellas, además, se encuentra en los últimos dos tramos de pago (entre 0 y 40 millones).

La deuda con la Agencia Tributaria también ha experimentado una reducción notable y se situó en 496 millones al término de la temporada pasada. En 2012 era de 752 millones.

Mismos gastos y más ingresos

El fútbol profesional español va camino de una estructura financiera fuerte, según el informe. Los clubes de la LFP cerraron la campaña 2013-14 con un incremento de ingresos del 11% (231 millones) en tres años, hasta los 2.328 millones. La variación del PIB español fue del -2,6% en el mismo periodo. El gasto, en paralelo, se ha mantenido estable con una ligera reducción del 1,4% (60 millones), hasta los 2.172 millones. Estabilidad financiera.

El apartado referente a los ingresos destaca por el crecimiento en concepto de derechos de televisión en 2013-14 (844 millones, incluyendo los obtenidos por las competiciones UEFA), con un crecimiento bruto anual del 7,6%. Sorprende, asimismo, que la televisión sostiene la Segunda División, donde representa el 53% de los ingresos, ante el descenso de la publicidad, que supone apenas el 28% en la categoría de plata. En Primera, las retransmisiones son el 43% de los ingresos totales y la publicidad, el 32%. Los resultados por venta de jugadores alcanzaron los 268 millones en la última temporada, un incremento bruto del 38,7% anual.

El estudio desvela, finalmente, la contención del gasto de personal deportivo y no deportivo, si bien los clubes pagan ahora 52 millones menos en salarios si de la lista salen Barça y Madrid. Han reducido, también, las amortizaciones, el gasto financiero y los aprovisionamientos, pero han aumentado el gasto en desplazamientos, en otros gastos de explotación, y en pérdidas, deterioro y provisiones.