El fracaso deportivo del City podría obligar a Soriano y Txiki a desprenderse de sus cracks

stop

La sostenibilidad económica del proyecto, en peligro ante la nueva imposición de Juego Limpio en los despachos

Tevez y Nastasjic, cabizbajos tras el varapalo de este domingo ante el ManU

10 de diciembre de 2012 (01:02 CET)

En apenas cinco días, el Manchester City ha podido arrojar por la borda su temporada. La derrota in extremis (2-3) en el derby mancuniano de este domingo ha escocido, y mucho, a la parroquia 'citizen'. Apeados de la Champions League y a seis puntos de su odiado United, los cimientos del multimillonario proyecto gestionado por Ferran Soriano y Txiki Begiristain comienzan a tambalearse, al igual que la paciencia de sus propietarios del Abu Dhabi United Group. 

Después de hacerse con el control del club en 2008 a cambio de unos 300 millones de euros y de una inversión cercana a los 1.100, el consorcio emiratí se encuentra ahora en la tesitura de no poder seguir invirtiendo en un proyecto que cuenta como único botín la FA Cup de 2011 y el título de liga logrado la pasada temporada. Es decir, que cada copa le ha salido a los jeques a más de 500 millones. Un precio demasiado alto.

La escasa entidad de los fichajes realizados esta temporada es el mejor reflejo de su situación. Nombres como los de Rodwell, Sinclair, Nastasjic, Richard Wright o un Maicon de vuelta de todo, poco o nada tienen con el dispendio realizado en su día en contrataciones de postín como las de Robinho, Tevez, Touré Yaya, Agüero, Nasri, Silva, Dzeko o Balotelli. ¿Es ésta la nueva política a la que tienen que resignarse Soriano y Txiki, o acaso siguen soñando con guardarse el as en la manga de Guardiola?

Miedo al mercado

Según adelantó Diario Gol, Pep sigue deshojando la margarita y el Etihad Stadium –a pesar de los rumores- no parece ser su primera opción. Por si esto no fuese suficiente, la cartera de los jeques no es inagotable, aunque su patriomonio supere los 12.000 millones y el precio del crudo, los 80 euros por barril.

De hecho, y merced a la introducción del 'Fair Play' financiero, con el que FIFA pretende que los clubs vayan caminando hacia una autogestión transparente, los grandes transatlánticos europeos solo podrán gestionar sus recursos a partir de patrocinios –el City ya ha comprometido su camiseta y su estadio a Etihad Airways por 50 millones anuales durante la próxima década-, derechos televisivos, traspasos y premios deportivos. Esta nueva reglamentación, colocaría a los 'skyblues' en inferioridad de condiciones con rivales como Chelsea, ManU, Real Madrid o Barça, que siguen generando mucho más dinero, especialmente después del adiós de los de Roberto Mancini a Europa y de verse cada vez más lejos de una Premiership, que en caso de escaparse podría obligar a Soriano y Txiki a hacer malabarismos en el próximo mercado de fichajes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad