El exdirector de Método 3 asegura que sus relaciones con el Barça se limitaban a Martorell

stop

Francisco Marco afirma ante el juez que realizó los informes sobre espionaje político como favor personal para el ex jefe de seguridad del club

Francisco Marco, exdirector de Método 3

10 de noviembre de 2014 (18:51 CET)

Las relaciones de Método 3 con el FC Barcelona se reducían a la figura de Xavier Martorell, exjefe de seguridad del club. Francisco Marco, el exdirector de la agencia de detectives, así lo ha confirmado este lunes en declaración ante el juez que investiga la malversación de fondos de la entidad deportiva en informes para otras finalidades, incluido el espionaje político.

El FC Barcelona trabajaba habitualmente con Método 3 durante la presidencia de Joan Laporta. La Policía Nacional señala en un informe que consta en el sumario del caso que existen 132 facturas sobre todo tipo de encargos a la agencia de detectives. De estas, casi una veintena no se ajustan a los intereses generales del Barça. Martorell está imputado por apropiación indebida y estafa justamente por ese motivo. Entre los interrogantes por resolver, figuran encargos de seguimientos a concejales de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) en el ayuntamiento de Sant Cugat (Barcelona).

Responsabilidad de Oliver

La declaración de Marco en el juzgado de instrucción número 24 de Barcelona centra la responsabilidad de este caso en el exjefe de seguridad, aunque no necesariamente lo contradice. El también exdirector de Prisiones en el primer Gobierno de Artur Mas aseguró en su interrogatorio en septiembre que él no decidía los informes, sino que era responsabilidad del director general del club, Joan Oliver (también imputado en la causa) y también al expresidente Joan Laporta.

Fuentes judiciales añaden que Martorell no podía validar facturas por valor superior a 3.000 euros. La mayoría de los encargos de Método 3 superaban esa cifra, por lo que el encargado de dar el visto bueno era el mismo Oliver. En este sentido, Marco ha asegurado que él obedecía directamente las órdenes de su cliente y que no se cuestionaba de dónde provenían los encargos. También ha detallado que los trabajos, una vez realizados, se destruían para guardar la confidencialidad de las pesquisas.

Por otro lado, el detective ha echado un capote a Martorell cuando ha confirmado su versión sobre el espionaje político realizado a dos concejales de UDC. Método 3 trabajó gratis para Martorell y lo hizo como favor personal al tratarse de un cliente importante. En ningún momento se cobró al Barça, ha afirmado. El ex alto cargo convergente aseguró que pidió estos informes para intentar descubrir un posible caso de corrupción en el consistorio catalán.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad