El espeleólogo superviviente del accidente de Marruecos: "El rescate fue una chapuza"

stop

Juan Bolívar relata los hechos emocionado tras vivir el fallecimiento de sus dos compañeros de expedición

Diario Gol

El policía y espeleólogo Juan Bolívar (i), el únio superviviente del accidente de Marruecos, con un amigo | EFE
El policía y espeleólogo Juan Bolívar (i), el únio superviviente del accidente de Marruecos, con un amigo | EFE

10 de abril de 2015 (13:42 CET)

El rescate de los espeleólogos españoles accidentados en Marruecos fue "una chapuza". Juan Bolívar, el único superviviente de los tres, ha relatado emocionado la secuencia de los hechos y ha reforzado la teoría de la negligencia, que le ha costado la vida a sus dos compañeros, Gustavo Virués y José Antonio Martínez. Bolívar ha ofrecido su versión este jueves, acompañado por su padre y por miembros del Club de Espeleología Ilíberis.

Bolívar ha aclarado que los tres compañeros caminaron juntos durante muchas horas: "Llevábamos todo punto por punto […] Gustavo fue el primero en acometer la escalada cuando llegamos a la pared". Le siguió Martínez. El superviviente se quedó recogiendo el material de las mochilas. En un momento dado, cayeron al vacío. Virués falleció en el acto por el impacto, pero Martínez quedó herido.

"Asesinato por negligencia"

"Cinco días después acudieron dos gendarmes con cuerdas a rescatarnos, me dijeron que no tenían maquinaria y que todo sería a pulso […] yo vi que nadie bajaba a ayudarme y me negué a meterlo en la camilla porque no soy médico", ha relatado Bolívar. Entonces bajó un gendarme, ató a Martínez y empezaron a tirar de él. La camilla acabó en una catarata y ahí pasó toda la noche. El espeleólogo falleció al día siguiente.

Bolívar siente "rabia e impotencia" y añade: "José Antonio llevaba cinco días aguantando como un jabato gracias a su fortaleza; era grande, y por cinco minutos que me separo, me lo matan". José Morillas, acompañante del superviviente en esta intervención, ha denunciado el "asesinato por negligencia" del Gobierno marroquí y del español. El caso terminará en los tribunales.