El Espanyol se lava las manos como club ante el posible amaño del partido ante Osasuna

stop

Fuentes de la entidad sugieren que los platos rotos los paguen los presuntos implicados, pero nunca la institución

El Espanyol-Osasuna bajo sospecha y el presidente de la Liga, Javier Tebas

19 de febrero de 2015 (00:28 CET)

Temporada plácida en el Espanyol. Ni siquiera el posible amaño del encuentro ante Osasuna perturba la buena marcha del equipo y de la entidad. El club, de hecho, se lava las manos como institución al respecto de la polémica. Fuentes de la entidad sugieren que deberían pagar por ello los responsables, si los hubiere, pero nunca el club. En cualquier caso, en las altas instancias están "tranquilísimos" y convencidos de que ningún futbolista del equipo se vendió aquella tarde de 2014. 

El Espanyol se ha pronunciado en público y en privado sobre las sospechas de amaño del encuentro ante Osasuna. El partido terminó 1-1 y supuso la salvación matemática del club periquito. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha decidido denunciar el enfrentamiento porque tiene indicios de arreglo del resultado, pero todavía no ha enviado ninguna comunicación a la entidad que preside Joan Collet. "No tiene que ser el club el que pague el pato judicialmente, ni deportivamente", insisten en el seno del Espanyol.

La sombra de la UEFA

La UEFA, la asociación de federaciones europeas, también pone la lupa en los amaños y ha comenzado a sancionar a los clubes con jugadores tramposos. El máximo organismo europeo ya ha castigado a Besiktas, Fenerbahçe y Steaua de Bucarest sin participar en sus competiciones a raíz de casos de arreglo de resultados. El País advierte de que tomará las mismas medidas con el equipo español si la denuncia tira adelante.

El Espanyol está cuajando una notable temporada deportiva, pero asume que tiene "muy difícil" la clasificación para la Europa League. El paso más directo, posiblemente, es ganar la Copa, pero para ello debe eliminar antes al Athletic (1-1) y derrotar en la final al vencedor del Barça-Villarreal, con ventaja para los azulgrana (3-1). "Sería muy bueno para el club, pero es muy difícil", explican las mismas fuentes, resignadas ante la diferencia de clases del fútbol moderno. Más allá del retorno económico que supondría, sería un refuerzo moral para club, equipo y afición.