El Espanyol salva un punto agónico contra el Valladolid

stop

El equipo de Pochettino apacigua los ánimos de la afición con un partido muy serio a la par que polémico después de una semana crítica a nivel institucional

Víctor Malo

Samuel Longo, disputando un balón aéreo, fue uno de los jugadores más activos del Espanyol contra el Valladolid | EFE
Samuel Longo, disputando un balón aéreo, fue uno de los jugadores más activos del Espanyol contra el Valladolid | EFE

06 de octubre de 2012 (22:31 CET)

El Espanyol sigue sin ganar en la Liga y ya se han disputado siete jornadas. Este sábado, el equipo de Pochettino salvó un punto de forma agónica contra el Valladolid (1-1) en el estadio José Zorrilla. Un partido con polémica, tensión, una expulsión, un penalti injusto y hasta un gol anulado. Todo ello, en medio de la crisis institucional que está viviendo el club blanquiazul.

El cuadro 'perico' hizo su partido más serio de la temporada y por momentos convenció. La primera parte, muy igualada, no trajo ningún gol, lo que no era mala noticia para los blanquiazules teniendo en cuenta que el Valladolid venía de endosarle seis goles al Rayo Vallecano en su último encuentro. Al final de los 45 minutos creció la tensión gracias a la actuación de Fernández Borbalán, que expulsó a Víctor Álvarez por unas manos involuntarias que le supusieron la segunda amarilla.

Empate con polémica y una crisis que se alarga

El árbitro, poco afortunado, compensó al Espanyol y le señaló un inexistente penalti a favor mediado el segundo tiempo. Verdú, jugador referencia del equipo, no perdonó. El centrocampista adelantó a los blanquiazules, que tuvieron que lidiar toda una parte con un hombre menos. El triunfo, que estaba cerca, se esfumó con el gol pucelano de Óscar, aunque podría haber sido una realidad si el linier no hubiese señalado un riguroso fuera de juego que invalidó el segundo gol de Verdú. Con dificultades en el tramo final, el Espanyol salvó los muebles con un empate que le deja en el puesto más bajo de la tabla clasificatoria, con dos puntos de 21 posibles.

Un empate que sabe a victoria por lo sufrido que fue el partido, pero que no ayuda a resolver una situación muy delicada tanto deportiva como institucionalmente. Después de los vaivenes del presidente Ramón Condal - primero anunció su dimisión, luego aseguró que se volvería a presentar a la presidencia y, finalmente, cambió de opinión y decidió retirarse - un triunfo hubiese sido la mejor manera de apaciguar los crispados ánimos de la afición. El panorama, hoy, es azul oscuro, casi negro.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad