El Espanyol paga cuatro millones anuales de intereses por Cornellà-El Prat

stop

La deuda bruta del club asciende a 188 millones de euros y actualmente factura 47 millones de euros por temporada, lo mismo que en 2007

Imagen de las gradas de Cornellà-El Prat durante un partido del Espanyol / Archivo

31 de octubre de 2012 (18:57 CET)

El Espanyol, tras 12 años de alquiler en Montjuïc, inauguró el campo de Cornellà-El Prat en 2009 con todos los honores. Orgulloso de su nuevo hábitat, la economía del club se resintió, tras elevarse su coste hasta unos 90 millones de euros. Hoy, con una deuda bruta de unos 188 millones de euros, el Espanyol tiene que afrontar cada año el pago de unos cuatro millones de euros de intereses por su nuevo estadio.

Debilitado por su economía, los problemas se le acumulan al Espanyol. Según el diario Sport, Copisa, una de las constructoras de la UTE que construyó el estadio, le reclamo en los juzgados el pago de ocho millones de euros. La deuda que presentará el club, en la junta extraordinaria de accionistas por las obras de construcción del campo asciende a 21,5 millones de euros.

Pérdida de socios

La construcción de Cornellà-El Prat tuvo un gran impacto en los primeros dos años. En 2010, el Espanyol alcanzó los 36.000 socios, cifra que se ha reducido hasta los 28.500 actuales, con la consiguiente disminución de ingresos. Actualmente, el club ingresa unos 47 millones de euros por temporada y el gran objetivo de la cúpula del club es reducir su deuda en los próximos años. Actualmente, el Espanyol factura lo mismo que en 2007.

El futuro del Espanyol se decidirá en la junta extraordinaria de accionistas del 19 de noviembre.
Joan Collet, responsable de la parcela deportiva, controla un 35% de las acciones del club al tener el apoyo de Ramón Condal, actual presidente blanquiazul, y Daniel Sánchez Llibre, ex presidente y máximo accionista de la entidad. El lunes presentará su programa. Su gran rival será Sergio Oliveró, vicepresidente económico, que será respaldado por la Asociación de Pequeños y Medianos Accionistas (APMAE) que preside Roman Escuer. Controla entre el 25 y el 30% de las acciones. La tercera vía la propugna el abogado Arnau Baqué.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad