El Espanyol mantiene una deuda con Hacienda de 36 millones de euros

stop

La entidad que preside Joan Collet prevé liquidar en 2018 los 43 millones tasados a principios de temporada

El Ministro de Hacienda Cristóbal Montoro y el presidente del Espanyol Joan Collet

25 de abril de 2015 (00:00 CET)

La junta directiva del RCD Espanyol hace limpieza en la parcela económica. Azotada por una elevada deuda con Hacienda, la entidad blanquiazul lleva varios años estancada a la hora de generar ingresos y ha tenido que renunciar a jugadores de talento. Al final de esta temporada, el Espanyol habrá reducido su endeudamiento con la Agencia Tributaria a 35,9 millones de euros.

A principios de curso, la deuda con el fisco ascendía a 43,1 millones de euros. Esto quiere decir que la reducción a lo largo de la actual campaña será de unos siete millones. Sin embargo, el objetivo a largo plazo es liquidar el monto total. El límite de tiempo fijado es 2018.

Las previsiones del club pasan por reducir otros 10,4 millones de euros en junio de 2016, aunque el principal reto aguarda en 2017. Ese año, la entidad que preside Joan Collet pretende reducir 16,2 millones de la deuda con Hacienda. La parte final que quedaría pendiente si se cumplen todos los plazos, 9,2 millones, sería pagada al cierre del ejercicio 2018.

Ingresos por venta de jugadores en dos años: 24 millones

Con un presupuesto de 48,2 millones de euros, el Espanyol se esfuerza en reducir la deuda con Hacienda para mejorar su salud financiera. Ello explica que el club se haya visto obligado a desprenderse de futbolistas de primer nivel en los dos últimos años, ambos bajo el mandato de Collet. No en vano, solamente destina 18,5 millones al pago de la plantilla.

Este verano, el Espanyol hizo caja con la venta de dos futbolistas: Eric Bailly (Villarreal) y David López (Nápoles). Entre los dos, el club recaudó 11 millones de euros. En verano de 2013, la entidad ingresó casi 13 millones de euros y vendió a Wakaso (Rubin Kazan), Jordi Amat (Swansea) y Forlín (Al-Rayyan). Además, aquel año perdió a Joan Verdú, entonces capitán, porque no pudieron hacerle un contrato acorde a sus demandas salariales.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad