El duelo más intenso entre Messi y Cristiano Ronaldo

stop

Los dos mejores jugadores del mundo se reparten los goles en el clásico más igualado de los últimos tiempos

Leo Messi celebra su segundo gol contra el Madrid | EFE

07 de octubre de 2012 (22:10 CET)

Leo Messi y Cristiano Ronaldo, las dos megaestrellas del deporte mundial, resolvieron el Barça-Madrid (2-2) más igualado y trepidante de los últimos años. Dos goles marcó el astro argentino y otros dos el crack portugués en un clásico que sobredimensionó a sus figuras y la de sus equipos en una batalla épica. El fútbol triunfó en el Camp Nou ante 400 millones de espectadores que presenciaron una obra maestra. Una oda al espectáculo entre dos equipos tan antagónicos cuanto maravillosos por su perseverancia y ambición.

Descartado Piqué por prescripción médica, Vilanova recicló a Adriano como central para combatir las rápidas transiciones del Madrid y prescindió de Alexis para dar entrada a Iniesta. Mucho más convencional y reconocible fue el equipo de Mourinho, que durante media hora desactivó el fútbol de toque del Barça y controló el partido.

Sin pausa ni continuidad

El Madrid, bien ordenado, penalizaba cada pérdida azulgrana. Sergio Busquets y Xavi no lograban conectar con Iniesta y Messi, atrapados en el buen trabajo de contención de Xabi Alonso y Khedira. Al Barça, inicialmente, le faltaba pausa, continuidad, y vivía de los chispazos de Pedro y Cesc Fàbregas. El grupo blanco, con Özil como mediapunta, interpretaba mucho mejor el partido y una meritoria jugada colectiva fue culminada por Cristiano Ronaldo, que sorprendió a Valdés, en el minuto 23.

El gol golpeó a un Barça desorientado, pero el Madrid no supo noquear a su rival cuando más herido estaba al rematar Benzema el balón al poste cuando el Camp Nou empezaba a revivir la pesadilla de la pasada temporada. Poco después, Montoya sustituyó a Alves, lesionado, y el cuadro azulgrana se tranquilizó. Superada la tempestad, el Barça rescató su manual y Messi (m. 31) castigó un error de Pepe para batir a Casillas. Máxima rentabilidad azulgrana.

Sin corsés tácticos


En el segundo acto, el partido ya no tuvo corsés tácticos. Barça y Madrid buscaron la victoria sin especular. El cuadro azulgrana tuvo una mejor salida de la pelota, combinó con más facilidad, pero también amenazó al rival con un fútbol muy directo cuando encontró a Messi y Pedro. Escondió mucho mejor el balón el Barça, pero el cuadro blanco supo contrarrestar el segundo gol de Messi (m. 61), otra obra de arte, con una jugada de tiralíneas de Özil y Cristiano Ronaldo, precedida de una falta de Khedira a Iniesta no sancionada (m. 66).

El Madrid, como antes el Barça, supo replicar a su rival en un momento delicado. El empate, sin embargo, no saciaba su apetito, pero el cuadro azulgrana tuvo más clarividencia y empaque en el desenlace del partido. Montoya y Pedro, dos actores secundarios que tuvieron un gran protagonismo en la función del Camp Nou, pudieron dar una estocada casi definitiva a la Liga (la distancia entre ambos, una semana más, es de ocho puntos), pero ninguno de los dos equipos mereció salir malparado de la gran cita del Camp Nou el día que triunfó el fútbol.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad