El día en que el fútbol se convierte en un cásting

stop

Agencias y marcas se fijan en el Barça-Madrid para diseñar sus campañas futuras

Fotograma del anuncio censurado de David Villa

07 de octubre de 2012 (14:16 CET)

Reyes del balón e iconos publicitarios. Más allá de la importancia de los tres puntos en juego, el Barça-Real Madrid de este domingo se convertirá también un casting improvisado, en el que directivos de empresas y de las mejores agencias del mundo seguirán las evoluciones de los modelos de sus futuras campañas. Firmas deportivas, de refrescos, cerveza, videojuegos y bancos suelen ser los sectores más recurridos, aunque cada vez más, la imagen de futbolistas (y técnicos) puede servir ya para vender cualquier cosa.

No es ningún secreto que tanto Cristiano Ronaldo como Leo Messi hayan ingresado la pasada temporada cantidades astronómicas por cuestiones publicitarias. Sin embargo, y según el ránking publicado este verano por la prestigiosa revista Forbes, el caso del portugués –quien ocupa la novena posición entre los deportistas mejor pagados del mundo- es especialmente significativo, por haberse embolsado más dinero como hombre anuncio que por su profesión.

Los más cotizados, también por las firmas

CR7, el segundo futbolista de la lista por detrás de David Beckham, habría ganado 22 millones de dólares en los platós y 20,5 vestido de corto. Además de ropa deportiva (Nike), combustible (Castrol), y videojuegos (Konami), el crack madridista también habría hecho gala de la polivalencia que le caracteriza en los platós, al contar entre su lista de clientes al Banco Espírito Santo, Armani, Toyota o Time Force, entre otros.

Messi, por su parte, es el undécimo deportista más rico del mundo, gracias a los 19 millones de dólares que recibe por ser la imagen de marcas como Pepsi, Herbalife, EA Sports, Cherry, Audemars Piguet, Dolce & Gabanna, KFC o Adidas y que prácticamente igualan los 20 millones que percibe por sus goles y regates.

La rentabilidad de Kaká y la selección

Cuestionado por su rendimiento y elevado coste, Kaká fue defendido por Florentino Pérez en la pasada junta de accionistas del Real Madrid. "Nos ha hecho ganar mucho dinero", reconoció el presidente blanco ante sus compromisarios. El ránking de Forbes le da la razón, puesto que el brasileño es el cuarto futbolista en esta lista (por detrás de Wayne Rooney) y el 59º deportista más rico del mundo. De los 20,8 millones de dólares totales que ganó en la pasada campaña, Kaká debe 6,5 a sus campañas para firmas como Adidas o EA Sports entre otras.

Del resto de jugadores que disputarán el clásico, también merecen una mención especial los internacionales españoles, que –gracias a un pacto firmado por el vestuario- se repartieron tras la Eurocopa el 66% de la remuneración facturada por la Federación Española en conceptos de publicidad. Los éxitos de la selección han animado a empresas de todo el mundo a fijarse en los futbolistas nacionales. Tras su famoso spot con Groupama –que ahora apuesta por Pepe Reina como imagen-, Iker Casillas cuenta en su cartera de clientes a marcas como Hyundai, Adidas o Mahou; mientras que en el bando azulgrana, Gerard Piqué sigue siendo uno de los más cotizados, especialmente por el sector de la moda (Mango); así como David Villa, quien a pesar de la censura de su último spot, ha sido la imagen de Maxibon; y Andrés Iniesta, quien además de hacer la competencia al asturiano con Kalise, es uno de los futbolistas mejor considerados por Nike.

Los bancos lo tienen claro


La identificación de un icono del eterno rival puede provocar cuantiosas pérdidas a las firmas. Aunque no siempre. La campaña de Pep Guardiola con el Banc Sabadell permitió a la entidad catalana ganar nuevos clientes en el resto del España y contribuyó a que sus ganacias ascendiesen hasta los 80 millones de euros en el primer trimestre de 2012. Este éxito animó en Portugal, al BCP a crear un nuevo producto con el nómbre Depósito Special One Top, lógicamente con la imagen de José Mourinho como reclamo.

El BBVA, por su parte, prefiere no dividir a los suyos. Por tanto, y siguiendo la estela de su campaña en Argentina –donde patrocina al unísono a Boca Juniors y a River Plate-, el banco que preside Francisco González ha confiado su imagen a Casillas e Iniesta con su relevante campaña "Me firmas un autógrafo". Iker e Andrés no son los únicos 'enemigos' en protagonizar juntos una misma campaña. El pasado invierno, Carles Puyol y Xabi Alonso también compartieron plató y cena en el curioso spot de La Gula del Norte, donde una vez más la rivalidad entre azulgranas y blancos quedó reducida a algo anecdótico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad