El desahuciado Iverson hace lo imposible por evitar la subasta de su mansión de Atlanta

stop

El ex jugador de la NBA mantiene unos gastos desorbitados a pesar de su importante descenso de ingresos

Allen Iverson posa con su Maybach, delante de la mansión de la que ha sido deshauciado

10 de diciembre de 2012 (20:34 CET)

Allen Iverson está haciendo lo imposible por no perder su mansión de Atlanta. El ex jugador de la NBA fue desahuciado y su casa, valorada en 3,480 millones de euros (4,5 millones de dólares), debía entrar en subasta el pasado día 4 de diciembre. Ante tal posibilidad, 'The Answer' ha recurrido la resolución judicial, alegando que él nunca aceptó el préstamo al que se acoge el banco para quitarle su casa.

Iverson asegura que fue su esposa, Tawanna, la que firmó el contrato hipotecario. Como actualmente están separados, tras un conflictivo divorcio, se agarra a este factor a la desesperada para evitar sufrir la peor consecuencia de las múltiples deudas que le atormentan. El todavía jugador de baloncesto, actualmente sin equipo pero que no se ha retirado, ha hecho públicos sus ingresos y costes, seguramente con objeto de defenderse. Según datos de TMZ, 'The Answer' percibe actualmente unos 48.000 euros al mes. Unas rentas que no serían mal vistas por buena parte de los mortales. Sin embargo, sus gastos se disparan.

Gasta seis veces más de lo que ingresa

Iverson tiene un total de gastos superior a 277.000 euros mensuales que se desglosan alrededor del lujo: 96.000 euros de gastos generales y otros añadidos como ropa (7.700 euros), gastos de hogar, comida, restaurantes y ocio (15.000 euros) o tintorería (800 euros). Además, tiene cerca de 10 coches, entre ellos, un Maybach valorado en más de 300.000 euros. Sus gastos están seis veces por encima de sus ingresos actuales y confirman una situación de la que Iverson, instalado en el lujo, parece haber perdido el control.

Iverson se embolsó 120 millones de euros en salarios durante las 14 temporadas que brilló en la NBA, donde se convirtió en el sexto mejor anotador de la historia de la liga con una media de 26,7 puntos por temporada. A ello hay que sumar todos los ingresos que generó por publicidad, patrocinios, venta de ropa y sueldos en ligas fuera de la NBA. Una fortuna tirada por la borda.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad