El Deportivo tiene oxígeno para tres meses

stop

El club inicia un preconcurso y se dispone a negociar con Hacienda para evitar el concurso de acreedores

El presidente del Deportivo, Augusto Joaquín César Lendoiro | Archivo

09 de noviembre de 2012 (00:12 CET)

En el Deportivo apenas se habla de fútbol. Las cuentas del club han pasado al primer plano con tanta intensidad que el presidente, Augusto César Lendoiro, se ha visto obligado a salir a escena para reconocer, primero, que Hacienda ha embargado "prácticamente la totalidad" de los ingresos del club esta temporada y "gran parte" de los ingresos de la temporada pasada. Y, segundo, que el Deportivo ha comunicado al juzgado de lo mercantil el inicio de un proceso de negociaciones con sus acreedores para llegar a una propuesta anticipada de convenio o un acuerdo de refinanciación. Es decir, que en los próximos tres meses, el plazo que estipula la Ley Concursal, tendrá que llegar a un consenso con Hacienda y acreedores para fijar los plazos y condiciones en las que el club abonará su deuda. Si las partes no transigen, el siguiente paso será el concurso de acreedores, que el Deportivo quiere evitar a toda costa.

En una rueda de prensa larga y llena de contradicciones, Lendoiro ha asegurado que la viabilidad económica del club está garantizada "porque los ingresos son muy superiores a los gastos". También confirmó que los pagos de los trabajadores del club están al día y lo seguirán estando, aunque matizó que en el caso de la plantilla "habrá que hacer milagros, estos meses van a ser difíciles". El presidente del Deportivo se negó en todo momento a hablar de concurso de acreedores o de preconcurso como si de una palabra maldita se tratara. En contraposición, dijo que "dormiría más tranquilo hoy que ayer", y que, en cuanto se llegue a un acuerdo, "que creemos que se tiene que producir", se desbloqueará la situación, en referencia al embargo.

Relaciones con Hacienda

El principal cambio en la situación del Deportivo con respecto al curso pasado es, precisamente, el embargo efectuado por Hacienda de la mayoría de los ingresos del club. Su presidente reconoció que no había podido cumplir el acuerdo con la Agencia Tributaria, con la que se había comprometido a pagar la deuda en 10 años, a causa del descenso a Segunda División y la consiguiente pérdida de ingresos.

En este contexto, el club mantuvo varias reuniones en Galicia y en Madrid con técnicos de Hacienda para tratar de llegar a un nuevo acuerdo. No lo consiguió y se produjeron los embargos. "Nosotros queremos pagar, pero necesitamos que nos den facilidades de pago. Solicitamos el aplazamiento de la deuda y, a diferencia de con otros clubes gallegos y del Estado, no se nos concedió. La situación económica es buena, la ética y la moral, no, porque nosotros queremos pagar y no pedimos descuentos. Pedimos un principio de igualdad y proporcionalidad con respecto al que se mantuvo con otros clubes", expuso Lendoiro.

Deuda

En cuanto a cifras exactas poco dio de sí la comparecencia del presidente del Deportivo, que insistió en que sus declaraciones respondían más al alarmismo generado alrededor de la situación económica del club, que a las novedades financieras de la entidad.

Confirmó, sin embargo, que habían entregado a Hacienda durante este año 20 millones de euros, que los ingresos previstos por el club para el presente curso rondarán los "30 y muchos" millones y que la deuda total "no la sabemos nosotros ni la saben los técnicos del Estado, porque hay intereses que la van incrementando". Sin criminalizar a Hacienda, insistió en que estaban dejando al club "sin aire" y que percibía mucha "presión" en la propia ciudad para someterse al concurso de acreedores.

Acciones legales

Finalmente, y con mucha ironía, Lendoiro afirmó que los abogados del club estudian en estos momentos emprender acciones legales contra su "maltratador", en referencia a La Voz de Galicia, a cuyos periodistas el Deportivo prohibió la entrada a la sala de prensa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad