El Cruz Azul solo fue un invitado en la fiesta del Madrid

stop

Los aficionados marroquíes celebraron la victoria blanca (0-4) con cánticos árabes y haciendo la ola

Juan Carlos Pasamontes | Marrakech - Enviado especial

Los jugadores del Real Madrid celebran en piña la cómoda victoria sobre el Cruz Azul | EFE
Los jugadores del Real Madrid celebran en piña la cómoda victoria sobre el Cruz Azul | EFE

16 de diciembre de 2014 (23:17 CET)

El Real Madrid hizo afición en Marrakech y, por extensión, en Marruecos. Es lo que quiere Florentino Pérez. Tiene África como un continente estratégico en los planes de expansión del club por el mundo. Era casi imposible que los cementeros del Cruz Azul aguaran la fiesta del madridismo marroquí. Los goles de Ramos y Benzema, y el paradón de Casillas en el penalti detenido a Torrado –el segundo en cinco días, el otro fue a Berza, del Almería, en los Juegos del Mediterráneo (1-4)–, finiquitaron la semifinal en el primer acto. Lo que vino después fue a beneficio de inventario. Y la grada, agradecida, no paró con sus gritos de aliento, sus cánticos árabes y de hacer la ola.

Los mexicanos del Cruz Azul disputaron un partido digno. Su empresa no era fácil. Eliminar al campeón de Europa hubiera sido difícil incluso para los dioses aztecas. Mantuvieron el tipo, sí. Cuando encajaron el primer gol de Ramos. Cuando encajaron el segundo gol de Benzama –¡oh la lá, Benzema!–. Y cuando Casillas paró a Torrado un penalti señalado por el chileno Osses.

El Grand Stade de Marrakech aclamó a Isco

En la continuación, más de lo mismo. Con 0-3, los cementeros mandaron un balón al palo derecho de Casillas, y siempre que pudieron achucharon la retaguardia blanca. El tercer y cuarto gol del Madrid merecen comentario a parte. Benzema, un portento toda la noche –hizo de todo: luchar, pasar, presionar y marcar–, libró una pelea en el centro del campo, saliendo victorioso. Con la situación dominada, le mandó el balón a Cristiano, quien corrió la banda izquierda para centrar el balón a la cabeza de Bale que llegaba por la derecha. El galés batió a Corona de un certero testarazo. Y en el 0-4, igual. Pero con un actor cambiado: en lugar de Bale fue Isco quien se la lió al meta mexicano y a toda la defensa del Cruz Azul. Jugadón del malagueño. Salió aclamado del estadio.

Alineaciones

Cruz Azul FC: Corona, Pinto, Rodríguez, Domínguez, Torrado (c), Pavone (Barrera, 66'), Giménez (Fabián, 66'), Rojas, Flores, Bernardello y Formica.
Real Madrid CF: Casillas (c), Pepe, Ramos (Varane, 65'), Kroos (Khedira, 74'), Benzema, Bale, Marcelo, Carvajal, Isco (Jesé, 75') e Illarramendi.
Árbitro: Enrique Osses (Chile). Mostró tarjeta amarilla a Ramos (Real Madrid).
Goles: Ramos, 0-1 (15'), Benzema, 0-2 (36'), Bale, 0-3 (50') e Isco, 0-4 (78').