El Chelsea tiene una deuda de 800 millones de euros

stop

El club, que ha despedido a Di Matteo, vive de las empresas de Abramovich y tributa en Cardiff, territorio de baja fiscalidad

Hazard y Torres celebran un gol / EFE

21 de noviembre de 2012 (18:22 CET)

El Chelsea, que este miércoles ha destituido al técnico Roberto di Matteo y ha contratado a Rafa Benítez, siempre fue un equipo pijo y violento, pero su historial era muy modesto hasta que Roman Abramovich compró el club, en 2003. Había ganado una liga inglesa, tres Copas, dos Recopas de Europa y poco más. Hoy, el Chelsea es una de las entidades más ricas y poderosas de Europa, y vive de las generosas aportaciones de su propietario. La división Chelsea Limited, una de las muchas empresas del magnate ruso, está domiciliada en Cardiff (Gales) por tratarse de un territorio de baja fiscalidad.

El Chelsea tiene una deuda de unos 800 millones de euros y un patrimonio neto negativo superior a los 500 millones, según el economista José María Gay de Liébana. El club londinense, no obstante, presentó hace dos semanas un beneficio de 1,7 millones de euros (por primera vez en la era Abramovich cerró un curso sin pérdidas) y un volumen de negocio de 319,6 millones de euros. Es, actualmente, el quinto club de Europa con más ingresos. Le superan el Real Madrid, el Barcelona, el Manchester United y el Bayern de Múnich. Por ello, su delicada situación en la Champions (casi eliminado en la fase de grupos) es contemplada como una catástrofe en un club que mueve mucho dinero.

Con Abramovich llegan los títulos y los movimientos

Abramovich, huérfano de padre y madre, pasó largas temporadas en Siberia durante su infancia y no tiene una formación universitaria, pero es uno de los grandes oligarcas surgidos tras la caída de la URSS. Con él como propietario, el club del sur de Londres ha ganado tres veces la Premier y, sobre todo, la primera Champions de la historia, el pasado 19 de mayo en Múnich. El gran reconocimiento internacional le llegó tras invertir unos 750 millones de euros en fichajes. Desde entonces, ha gastado otros 90 para potenciar y rejuvenecer la plantilla del Chelsea.

El pasado verano, Abramovich pagó 40 millones de euros al Lille por Hazard, un centrocampista belga con mucho talento y proyección, 32 millones de euros por Oscar, futbolista brasileño que jugaba en el Internacional, 10 millones más por Azpilicueta (Olympique de Marsella) y ocho millones por Marin (Werder Bremen). Desde hace nueve años, el Chelsea es uno de los clubes más ricos de Europa.

El Chelsea, con Abramovich, también ha invertido muchos millones en contratar a prestigiosos entrenadores. Di Matteo, destituido, fue el noveno técnico de la era actual. Ranieri fue el primer entrenador que trabajó con el magnate ruso. Mourinho (2004-07), Grant (2007-08), Scolari (2008-09), Wilkins (2009), Ancelotti (2009-11), Hiddkink (2011) y Villas-Boas (2011-12) completan la lista de preparadores del Chelsea antes de Di Matteo. La operación más costosa fue la contratación de Villas-Boas, por quien Abramovich pagó 15 millones de euros al Oporto para que el club portugués lo liberara de su compromiso.

Los diez fichajes más caros del magnate ruso

1. Fernando Torres 60 millones de euros
2. Hazard 40 millones de euros
3. Shevchenko 36 millones de euros
4. Oscar 32 millones de euros
5. Essien 30 millones de euros
6. Drogba 30 millones de euros
7. Mata 28 millones de euros
8. David Luiz 25 millones de euros
9. Wright Phillips 25 millones de euros
10. Lukaku 24 millones de euros

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad