El centroderecha europeo se apunta a la 'llotja'

stop

Quince eurodiputados, diez de ellos del PPE, aceptan la invitación del Barça y presencian en vivo la victoria (2-1) ante el Sevilla

24 de febrero de 2013 (00:09 CET)

Un nuevo ejercicio de representación nacional. Más allá de los ya habituales gritos de 'Indepèndencia', de las senyeres y estelades que partido tras partido abarrotan el Camp Nou, el Barça volvió a ejercer como altavoz político. Esta vez de manera sutil. Diplomática. Con un guiño a Estrasburgo y Bruselas, no vaya a ser que algún día se vean en la tesitura de considerar si Catalunya es o no una nación europea. 

Hace un par de semanas, la junta que preside Sandro Rosell hizo una invitación formal a los parlamentarios europeos simpatizantes del Barça para que pudiesen presenciar el partido que enfrentó este sábado a su equipo frente al Sevilla, y en el que los azulgrana se impusieron por la mínima (2-1). De los 20 eurodiputados que inicialmente aceptaron la oferta, finalmente solo 15 acabaron sentándose en una llotja, que durante 90 minutos se convirtió en un hemiciclo donde, a imagen y semejanza de lo que ocurre en Estrasburgo y Bruselas, hubo mayoría de centroderecha.

Hasta diez miembros del Partido Popular Europeo (PPE), entre ellos los populares Santiago Fisas y Francisco Millán Mon y los convergentes Ramón Tramosa y Salvador Lledó disfrutaron de las comodidades del palco de honor azulgrana, al igual que otros dos diputados del UMP francés, otros tres de la Plataforma Cívica polaca (PO), y una parlamentaria de la Llamada Democratacristiana holandesa. El bando conservador se completó con la presencia de una representante del partido liberal sueco (FP). Por su parte, y dentro de la minoría socialdemócrata integrada por cuatro representantes, destacó la presencia de los diputados del PSOE, Enrique Guerrero y Teresa Riera, que estuvieron acompañados por un miembro del PSD rumano, y una parlamentaria del partido laborista holandés (PVDA). Se desconoce el número de invitaciones realizadas a este grupo y a otros como Los Verdes o la Izquierda Unitaria.

Botía aumenta su 'deuda'...

En lo estrictamente futbolístico, sus señorías pudieron disfrutar de un partido, cuanto menos igualado entre un Barça y un Sevilla que, contagiados del gélido ambiente, tardaron lo suyo en entrar en calor. El tándem Vilanova-Roura apostó por dar descanso a algunos de sus titulares como Puyol, Busquets, Alba, Pedro, Xavi y Cesc. Y el equipo, al menos incialmente, lo acusó. Messi, desde la larga distancia, hizo lo posible por adelantar a los locales, que se vieron en la tesitura de remar contracorriente tras el gol al filo del descanso de Alberto Botía. El otrora central azulgrana –cuyo traspaso al Sevilla se encuentra en los juzgados tras el impago del Sporting- adelantó a los de Unai Emery, al finalizar una acción a balón parado iniciada por Rakitic.

… y Villa y Messi descongelan el ambiente

Obligados a la voltear el marcador, los azulgrana se lanzaron a por el partido en la reanudación con la novedad de Tello. El canterano, que ocupó el puesto de un lánguido Alexis, reactivó el ataque catalán con sus incursiones por la izquierda. Con las bandas más abiertas, Alves se unió a la fiesta y a los 52 minutos, colgó un balón que Villa, en boca de gol, cabeceó al fondo de la red, reivindicándose una vez más como alternativa ofensiva. Siete después, Messi, a servicio de Tello, adelantó a un Barça que buscó el tercero. Ya con Xavi y Busquets sobre el terreno de juego, los azulgrana supieron administrar su renta ante un Sevilla que buscó tímidamente el empate, pero no acabó de inquietar a un equipo que ya piensa en su doble envite ante el eterno rival. Y que demostró que todavía entiende de remontadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad