Pete Mickeal defiende un balón frente a Rudy Fernández | EFE

El carácter del Barça reduce al Real Madrid (108-111)

stop

El equipo azulgrana, liderado por Mickeal (26 puntos) y Tomic (20), derrota al eterno rival tras dos prórrogas en cuartos de final de la Copa

07 de febrero de 2013 (22:18 CET)

El carácter y la fortaleza mental del Barça derrotaron el talento del Real Madrid en un duelo épico que se resolvió tras dos prórrogas agónicas (108-111). Con un Mickeal (26 puntos) arrollador y un Tomic (20) poderoso en ataque, el equipo de Xavi Pascual neutralizó el temible juego exterior madridista en el primer partido de la Copa del Rey que se disputa en Vitoria. Navarro y Rudy Fernández, con problemas físicos, tuvieron un papel secundario en una obra maravillosa. El sábado, en semifinales, el Barça se enfrentará al Baskonia, que en segundo partido de cuartos superó al CAI Zaragoza por 88-64.

El Barça, en un espectacular ejercicio de resistencia, opuso un mejor juego colectivo ante el desparpajo de Llull (23 puntos), la buena dirección de Sergio Rodríguez (18) y la plasticidad de Carroll y Mirotic (17 puntos cada uno). En todas las situaciones límites, sobrevivió el grupo azulgrana, demasiado errático en lanzamientos triples (4 de 22), pero solvente cerca del aro (36 de 58 en tiros de dos) y, sobre todo, mucho más intenso y homogeneo. Ambicioso y competitivo hasta el final, Lorbek evitó la derrota en los últimos segundos de la primera prórroga al aprovechar un rebote providencial de Tomic que contrarrestó una desventaja de tres puntos.

Lorbek fuerza la prórroga

El Madrid, autoritario en la Liga ACB, comenzó algo tibio, sustentado por los buenos movimientos interiores de Mirotic y el acierto de Carroll contra un Barça mucho más metido en el partido. Más aguerrido, con Sada y Wallace en el cinco inicial, el grupo azulgrana controlaba el ritmo e impedía que su rival pudiera correr. Con 18-25 concluyó el primer cuarto. Con 46-49, y sólo algunos destellos de clase de Navarro y Rudy, se llegó al descanso. Mandaba el Barça en la pista y en el marcador.

El cuadro de Pablo Laso, poco consistente hasta entonces, aumentó su intensidad defensiva en el tercer cuarto y el partido entró en una nueva dimensión. El Barça dominaba en la pintura y el Madrid replicaba con su mejor juego de perímetro. La batalla, cada vez más táctica, ya no admitía treguas ni despistes. Mickeal y Tomic, especialmente motivado ante su exequipo, impulsaban al grupo azulgrana; Mirotic, al eterno rival. Y Llull, con sus apariciones letales, dispuso de la última pelota durante el tiempo reglamentario, pero erró su triple (77-77).

Inferioridad bajo los aros

El Madrid, supuestamente con mejores argumentos, se reencontró con muchas imágenes de la última final que disputaron ambos equipos en la Liga ACB. También con su última derrota en el Palau, la única hasta entonces del curso actual en las competiciones españolas. Y eliminados Mirotic y Reyes, asumió su inferioridad bajo los aros. Necesitaba la mejor versión de Rudy y Carroll, pero el primero no estaba en plenitud de condiciones y el segundo encogió. Sólo Sergio Rodríguez y Llull dañaban a un Barça con más temple y, sobre todo, más deseo. El premio, otra victoria de prestigio y el acceso a las semifinales de la Copa del Rey.

El segundo partido de cuartos de final fue otra historia y el Baskonia arrolló al CAI Zaragoza por 88-64. Lampe (17), Heurtel (16), Nocioni (15) y Causeur (14) sumaron 62 puntos y lideraron la victoria del equipo vitoriano. En el cuadro aragonés sólo estuvo inspirado Aguilar, que anotó 23 puntos.


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad