El CAR veta la entrada a Anna Tarrés y su selección francesa

stop

Impiden la entrada de la exseleccionadora de natación sincronizada a las instalaciones de Sant Cugat y reabren la polémica

Fernando Carpena y Anna Tarrés, enfrentados por tres procesos judiciales

22 de octubre de 2014 (14:53 CET)

Anna Tarrés y su nuevo equipo, la selección francesa de natación sincronizada, han sido vetadas en el CAR de Sant Cugat. Y no por un tema de no cobijar a un rival por las medallas en el próximo campeonato del mundo que se celebrará en Rusia, sino porque Tarrés se ha convertido en persona 'non grata' en las instalaciones más preparadas de Barcelona, donde entrena el equipo español.

"Este veto es absolutamente inusual. Equipos de natación como Australia o Nueva Zelanda estuvieron preparando en el CAR su participación en el Mundial de Barcelona'2013, aprovechando la calidad de las instalaciones y la bonanza climatológica", según publica David Llorens en Mundo Deportivo.

"El CAR es uno de los centros de entrenamiento de referencia en Europa y es muy frecuente que delegaciones de otros países alquilen sus instalaciones, previo pago, para efectuar 'stages' de preparación. La Federación Francesa de Natación hizo los trámites pertinentes, pero se encontró con una negativa del CAR vía e-mail, alegando que la RFEN, que tiene en Sant Cugat su centro neurálgico de entrenamiento, no quería ver por allí a Tarrés, a quien despidió de su cargo -y con quien tiene causas pendientes en los tribunales- hace dos años", explica el mismo periodista.

La disputa judicial que desembocó en tres juicios y de la que Tarrés salió parcialmente vencedora frente a la Federación Española de Natación ha dejado huella. Especialmente en el principal damnificado a nivel mediático, Fernando Carpena, el presidente de la RFEN y principal enemigo de Tarrés en la polémica que se desató hace dos años, justo después de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, a pesar del éxito del equipo español. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad