El Camp Nou resuelve el Barça-Atlético

stop

Un gol de Messi, de penalti, sirve para ganar por la mínima el primer encuentro de una tensa eliminatoria que se decidirá en el Calderón

Leo Messi y Luis Suárez celebran el gol de la victoria contra el Atlético en Copa | EFE

22 de enero de 2015 (00:12 CET)

El FC Barcelona se acerca a la semifinal de la Copa del Rey. Los hombres de Luis Enrique Martínez ganaron por la mínima este miércoles en el Camp Nou (1-0), en una de las noches más frías que se recuerdan esta temporada. Sin embargo, la eliminatoria sigue abierta. Se decidirá dentro de una semana en el Vicente Calderón, que se vestirá para la ocasión de olla a presión.

Un gol de Leo Messi sirvió para desencallar un partido tenso y cerrado, donde el Barça dominó el juego de principio a fin pero no gozó de la clarividencia de los últimos encuentros. Con dificultades para batir a Oblak, los de azulgrana se encomendaron al poderoso efecto del Camp Nou, que volvió a tronar contra el árbitro para que decantase la balanza al señalar un penalti en los compases finales.

Gritos de apoyo a Luis Suárez

Las bajas temperaturas y la tardía hora recortó considerablemente la entrada con respecto al partido de Liga que se jugó hace 10 días, pero aun así acudieron 62.225 incondicionales para brindar su aliento a los jugadores. Y lo hicieron para lo bueno y para lo malo. Los gritos de apoyo a Luis Suárez tras fallar la ocasión más clara del partido en el '35, fue un claro ejemplo de lo primero.

En el minuto 65, el Cholo Simeone ya había agotado dos de los tres cambios. Luis Enrique, paciente con su once de gala –con la excepción de la portería, donde se situó Ter Stegen–, no movió el banquillo hasta el '77, dando entrada a Xavi para intentar desatascar un partido tan dominado como trabado. El Barça llevaba la iniciativa pero los jugadores no mostraban la garra que exhibieron en el todavía reciente duelo liguero. Fue entonces cuando el Camp Nou se vistió de jugador número 12.

"Qué malo eres"

La afición dedicó una sonora pitada con pañolada incluida al colegiado del encuentro, José Luis González González, por no pitar una falta. Los hombres de Simeone habían subido la intensidad, contentos con el 0-0, pero no contaban con el poder de la afición azulgrana, con fama de aburguesada. La escena se repitió hasta el final en cada acción de contacto que el árbitro no señalaba a favor del Barça. "Qué malo eres", aulló el coliseo azulgrana, al unísono.

Y la hinchada consiguió el resultado buscado. En la siguiente jugada, González González señaló un penalti cometido por Juanfran sobre Busquets. Messi falló, pero cazó su propio rechace para batir a un acertado Oblak y lograr el tanto de la victoria ('84). La renta es mínima para el Barça, pero el resultado muy favorable. Solo con marcar un gol en el Calderón, el Atlético necesitaría tres.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad