El Blusens Monbus humilla al Barça Regal en el Palau Blaugrana

stop

Los de Xavi Pascual, siempre por detrás en el marcador, echan en falta los puntos de Navarro y se complican seriamente la vida y la Copa

Xavi Rabaseda y Joe Ingles asisten, impotentes, a una nueva derrota del Barça Regal | EFE

20 de diciembre de 2012 (00:44 CET)

El Barça Regal está tocado, casi hundido. El conjunto de Xavi Pascual volvió a perder en la Liga Endesa, y en casa, ante un club teóricamente modesto, el Blusens Monbus, por 54-62. El conjunto conocido como Obradoiro, sin realizar una actuación del otro mundo, hizo méritos más que de sobra para ganar al Barça, que siempre fue por detrás en el marcador.

Con la lesión de Navarro, el grupo azulgrana se mostró más vulnerable que nunca y totalmente ineficiente en ataque. La filosofía de juego basada en la defensa de Pascual no ha dado malos réditos en los últimos años, pero cada vez más el equipo echa en falta soluciones en ataque. Ante el Blusens, el mejor del Barça y del partido fue Ante Tomic (14 puntos y 22 de valoración), cuyos números no sirvieron de nada debido a la escasa aportación del resto de sus compañeros. Marcelinho Huertas, el director de orquesta, valoró cifras negativas (-4).

El sistema no funciona

Por parte del Blusens, ni siquiera hizo falta que brillasen sus mejores hombres, Levon Kendall y Alberto Corbacho (8 y 9 puntos respectivamente), que fueron perfectamente frenados por la defensa azulgrana. Sin embargo, la aportación del resto del equipo fue muy superior a la del Barça, hasta el punto que los de Pascual no ganaron ningún cuarto. Una actuación decepcionante, y ya van unas cuantas en Liga, que hace peligrar, incluso, la clasificación del equipo para la Copa del Rey. El balance es de siete victorias y seis derrotas. 

Actualmente, el Barça es el séptimo clasificado de la Liga Endesa, empatado a puntos con el octavo, el noveno y el décimo que, precisamente, es el Blusens. Si no quedan como mínimo octavos, se perderán la competición del KO, lo que sería sin duda un fracaso mayúsculo. Es importante que jugadores de la talla de Lorbek y Mickeal asuman el rol protagonista que les pertoca. Pero, cada vez parece más claro que no se sienten a gusto en el sistema de juego, comandado por unos bases (Huertas y Sada), que tienen serios problemas para dirigir al equipo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad