El Barça tumba al Valencia en el último suspiro

stop

Busquets marca en el minuto 93, en una jugada de infarto, y aporta tranquilidad al club tras una semana 'movidita'

Sergio Busquets celebra el gol de la victoria del Barça sobre el Valencia | EFE

30 de noviembre de 2014 (23:32 CET)

'Busquetazo'. No es un gol que valga una Liga, por el momento, ni la clasificación para una gran final, pero el tanto que anotó Sergio Busquets en Mestalla en el minuto 93 fue épico. En el último suspiro, 'in extremis', y en una jugada de infarto, el centrocampista del Barça ató los tres puntos y marcó el gol decisivo para derrotar al Valencia (0-1).

Tras tres córners consecutivos, el conjunto azulgrana obtuvo la ansiada recompensa gracias a un centro de Messi --que recibió un botellazo en la cabeza durante la celebración-- desde la banda derecha que Neymar remató fuerte y seco, a bocajarro, de cabeza. Diego Alves, el portero del Valencia, despejó el balón que cayó en pies de Busquets y lo mandó, con un fuerte zapatazo, al fondo de las mallas. 

La victoria del Barça aporta tranquilidad al club tras una semana muy 'movidita' desde que el sábado de la semana pasada la afición azulgrana brindó una sonora pitada al presidente, Josep María Bartomeu, y al director deportivo, Andoni Zubizarreta. El toque de atención al director de comunicación del club, Albert Montagut, y la rebaja sustancial de su cuota de poder en favor de Albert Soler, director de relaciones institucionales del Barça fue la principal consecuencia.

Rotaciones que generan dudas

A nivel deportivo el equipo de Luis Enrique atraviesa un buen momento, con tres victorias seguidas desde el último parón de selecciones. Si bien en Valencia, al Barça le faltó chispa y crear más ocasiones de gol, los jugadores demostraron tenacidad. Algo imprescindible para aspirar a ganar los títulos que sirven para hacer el balance final.

Las rotaciones de 'Lucho' volvieron a generar dudas y no acabaron de cuajar. El técnico apostó por Mascherano, Busquets y Xavi en el centro del campo para ganar contundencia y poderío físico. No salió del todo mal el experimento, aunque Rakitic volvió a ser el gran castigado en una cita importante, igual que en el Bernabéu. El croata salió de revulsivo, devolviendo el esquema del equipo a su orden natural, y ayudó en la remontada.

Dos paradas vitales de Bravo

La delantera –Messi, Neymar y Suárez– tuvo problemas para generar ocasiones de gol. La más clara, casi la única, fue del uruguayo en el primer acto. La paró Alves. Atrás, Piqué fue nuevamente titular, compartiendo la zaga con Mathieu. El Barça aguantó en defensa, pero permitió dos ocasiones claras al Valencia en la segunda parte que tuvo que abortar con dos grandes paradas el guardameta azulgrana, Claudio Bravo.

Estos tres puntos son vitales para el Barça en su lucha por el título de Liga ya que le mantienen pegado al Real Madrid en clasificación, a dos puntos de diferencia. Pero, sobre todo, es una victoria importante para los jugadores a nivel anímico, para ganar moral y confianza.