El Barça supera al Valencia con mucho sufrimiento

stop

92.000 aficionados abarrotaron el Camp Nou tras la arenga de Luis Enrique en la previa

Messi, Neymar y Suárez volvieron a ser decisivos en el juego azulgrana.

18 de abril de 2015 (18:17 CET)

El Barça se encomentó otra vez a sus estrellas y a Claudio Bravo. Concienciados de la importancia de los tres puntos, tanto los futbolistas como los 92.000 aficionados que abarrotaron el Camp Nou, la intensidad y el talento de sus atacantes valieron para sobrepasar a un combativo Valencia. De la mano de Luis Suárez, y del habitual Leo Messi, que anotó su gol 400 de azulgrana, los de Luis Enrique superaron por 2 a 0 a un conjunto convincente, que durante largos periodos les superó en el césped. Al ejercicio de supervivencia de la primera parte, en la que los palos, Bravo y la fortuna impidieron un mejor resultado para los visitantes, le siguió un buen segundo tiempo. 

El líder salió muy enchufado para no repetir errores en el horario de la siesta. En menos de un minuto, 56 segundos concretamente, el Barça calcó el primer gol que le endosó al PSG. Conducción vertical de Messi y ante el achique de la defensa, asistencia a Suárez para definir al palo largo. A partir de entonces, todo le sobró al conjunto local. Siete minutos después, penalti infantil de Piqué a Negredo, muy protestado por el Camp Nou, que desaprovechó Parejo. Hasta la llegada del descanso, el Valencia explotó la debilidad del costado izquierdo culé para llegar una y otra vez ante la portería de Bravo. Por suerte, Rodrigo, Alcácer y Feghouli no son Suárez, Messi y Neymar.

Segunda parte mejor

Ordenado a partir de la entrada de Rakitic, que mandó a Mathieu al lateral en sustitución de un doblegado Adriano, el conjunto azulgrana mejoró. El balón empezó a circular más fluidamente y, aunque sin mucha profundidad, se empezó a jugar en territorio valencianista. Messi, excelso en el regate, aunque impreciso en la decisión final, perdonó al equipo che en varias ocasiones. Acalambrado y ya en el tiempo añadido, el argentino sentenció el encuentro para la tranquilidad de un Camp Nou que ya pedía la hora. Con mucho sufrimiento, los azulgranas mantienen el liderato tras un partido frenético. Para bien en sus polos, para olvidar durante gran parte del resto.