El Barça se librará del 'caso Neymar' si Rosell asume la pena de prisión

stop

La negociación entre Cristóbal Martell y el Abogado del Estado pende de que alguien del club reconozca culpabilidad

Sandro Rosell a la salida de los juzgados de Madrid | EFE

18 de diciembre de 2014 (23:50 CET)

El 'caso Neymar' volverá a la esfera pública próximamente. El FC Barcelona mantiene la esperanza de salir relativamente airoso de un proceso que ha costado demasiados disgustos. Cristóbal Martell, el abogado del Barça en este litigio, tiene una estrategia perfectamente diseñada para evitar ir al juicio oral. Sin embargo, requiere de un cabeza de turco. Un papel que debería asumir el expresidente Sandro Rosell; pero no quiere.

El Abogado del Estado, Edmundo Bal, se ha mostrado dispuesto a negociar una solución satisfactoria para todas las partes. Lo que no admite el defensor de los intereses de Hacienda es que todos los dirigentes del Barça se vayan de rositas. Alguien debe asumir la culpabilidad por el error fiscal cometido y una pena de prisión de cuatro meses.

"Es una pena simbólica. No comportaría el ingreso en la cárcel. Tan solo, una mancha en el historial de antecedentes penales y la disyuntiva de que, en caso de volver a ser condenado, el ingreso en prisión se haría efectivo aunque la condena fuese inferior a dos años de cárcel. Una alcoholemia excesiva, por ejemplo, sería suficiente para acabar entre rejas algunos días", explican fuentes jurídicas consultadas por Diario Gol.

La otra condición ya está cumplida: pagar

La clave para liberar al Barça de este tortuoso proceso penal reside en este punto. Si alguien asume la condena penal y el club abona el dinero supuestamente evadido –los 13,5 millones ya pagados más los 8,8 millones provisionados en el presupuesto de la presente temporada–, el Abogado del Estado se daría por satisfecho y retiraría sus acusaciones contra el Barça.

Rosell, como principal responsable del fichaje de Neymar –cosa de la que ha presumido en incontables ocasiones–, tiene el perfil idóneo para ser el cabeza de turco. Tejió la operación a su gusto, sin tener en consideración las recomendaciones de fiscales y demás asesores legales. Sin embargo, el expresidente del Barça no quiere manchar su impoluto expediente. La solución pasa por encontrar alguien dispuesto a asumir la condena.

Pendientes de los informes de Hacienda

El Barça sigue pendiente de la resolución de la fase de instrucción, que va a cargo del mediático juez del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz. Para ello, el magistrado tiene que examinar a fondo los últimos informes de Hacienda, única diligencia pendiente desde mediados de octubre.

Sin embargo, el Fiscal José Perals también tiene que decir su última palabra. Perals tiene la facultad de pedir la continuidad del proceso que inició Jordi Cases sobre un supuesto delito de apropiación indebida en la modalidad de distracción. Esta vía sería factible si el Fiscal, y luego el juez, considerasen que los contratos firmados entre el Barça y el padre de Neymar no tienen una justificación deportiva.