El Barça se inspira en el modelo del Celtic para ganar la Champions

stop

El equipo escocés conquistó la Copa de Europa de 1967 con 11 futbolistas nacidos en Glasgow o en poblaciones situadas a menos de 50 kilómetros

Los héroes del Celtic de Glasgow en la final de Copa de Europa de 1967

27 de noviembre de 2012 (13:29 CET)

El gran sueño de Louis van Gaal fue que el Barça ganara la Champions con 11 jugadores nacidos en Catalunya, una aspiración rescatada el pasado domingo cuando el grupo azulgrana derrotó al Levante con un equipo made in La Masia. En el pasado, sin embargo, hubo un club que conquistó la Copa de Europa con 11 futbolistas autóctonos. Fue el mítico Celtic de 1967.

El Celtic, ahora un equipo de clase media en Europa, fue el primer equipo británico que ganó la Copa de Europa. Dirigido por Jock Stein, derrotó al poderoso Inter de Milan de Helenio Herrera con 11 futbolistas nacidos en Glasgow o en poblaciones próximas, situadas a menos de 50 kilómetros del epicentro económico de Escocia. Los jugadores de aquella hazaña fueron inmortalizados como los Lisbon Lion.

Stein contra Helenio Herrera

La final de la Copa de Europa de 1967 se disputó el 25 de mayo en Lisboa. Enfrentó a dos equipos antagónicos dirigidos por dos entrenadores muy carismáticos. El Celtic de Stein era reconocible por su mentalidad ofensiva; el Inter de Helenio Herrera, por su sobriedad defensiva. La batalla psicológica se inició un día antes con las declaraciones de ambos entrenadores y la elección del banquillo del estadio por parte de Stein indignó a su rival.

La leyenda cuenta que, el día antes de la final, los jugadores del Celtic tuvieron que descender por un precipicio para alcanzar su hotel de concentración. Más surrealista fue el desplazamiento del equipo escocés desde el hotel al estadio para disputar el partido más importante de sus vidas. Jugadores y técnicos llegaron con retraso al campo porque el conductor del autobús no conocía el trayecto.

Técnico inmortal

Jimmy Johnstone, la gran estrella del Celtic, no brilló en la final porque fue sometido a un duro marcaje. Sandro Mazzola marcó para el Inter a los seis minutos, pero el equipo de Stein revirtió el partido en la segunda parte con los goles de Tommy Gemmell (m. 63) y Stevie Chalmers (m. 84). Al acabar la final, Stein fue felicitado efusivamente por jugadores, técnicos, directivos y aficionados. Escuchó muchos elogios, pero el que más le impactó fue el que le dedicó Bill Shankly, entrenador del Liverpool: "Jock, you are immortal now".

Stein, que como todos los grandes entrenadores británicos era escocés y de izquierdas, murió el 10 de septiembre de 1985 al concluir un partido que la selección de su país (dirigida por él) disputó contra Gales en Cardiff. Su legado, no obstante, es eterno. También el equipo de Lisboa, formado por Simpson, Craig, McNeill, Clark, Gemmell, Auld, Murdoch, Johnstone, Wallace, Chalmers y Lennox. Héroes de una maravillosa historia.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad