El Barça se hace fuerte bajo los aros

stop

El equipo azulgrana, con 12 puntos de Tomic y Mickeal, derrota con comodidad al Brose en el regreso de Jasikevicius al Palau

Jasikevicius controla la pelota en su regreso al Palau / EFE

12 de octubre de 2012 (20:47 CET)

Sin grandes alardes, sin ajustar todavía su juego de perímetro y con algunas desconexiones demasiado prolongadas, progresa el Barça Regal. En su debut en la Euroliga, derrotó al Brose por 72-60 en un plácido partido que refrendó que el grupo de Xavi Pascual es uno de los equipos más poderosos bajo los aros. Mickeal (12 puntos), Tomic (12), Lorbek (11) y Wallace (10) castigaron a un rival con poco empaque.

El Barça todavía es un equipo frágil. Necesita ajustar muchas piezas Xavi Pascual para que el Barça siga siendo un rival temible. En el juego interior, Tomic es un jugador muy solvente en ataque y, poco a poco, mejora su intensidad defensiva; Jawai todavía debe medir mejor su fortaleza física, pero intimida a los pívots rivales y ha conectado muy pronto con el Palau, que este viernes registró una gran entrada; y Lorbek sigue siendo un tipo muy fiable, de estilo sobrio pero tremendamente efectivo.

Navarro, en pleno rodaje

En el juego exterior, en cambio, el Barça todavía chirría. Huertas es un base muy discontinuo y Navarro todavía está en pleno rodaje, tras muchos meses de martirio por culpa de sus problemas lumbares y su fascitis plantar. El escolta internacional, el gran símbolo del equipo, necesita más apoyos y agradece la metamorfosis de Ingles, que cada vez aporta más registros al juego azulgrana, y la eterna competitividad de Mickeal.

El Barça, aplicado en defensa, resolvió el partido en el primer cuarto (26-9). Después administró con suficiencia su renta en un Palau totalmente entregado a Jasikevicius, un jugador complementario (anotó cuatro puntos en 11 minutos) para Pascual pero idolatrado por la hinchada azulgrana. En el Brose brilló Nachbar, autor de 20 puntos.

Rudy lidera la victoria del Madrid

El Real Madrid también inicio la fase de grupos de la Euroliga con una victoria ante el Panathinaikos por 85-78 con una gran actuación de Rudy Fernández. El alero mallorquín, físicamente portentoso, sumó 23 puntos y confirmó su condición de jugador franquicia del equipo blanco. También brilló Nikola Mirotic, que sumó 18 puntos en un inicio de temporada prometedor. Llull, siempre explosivo, logró 15 puntos para un Madrid que, con un presupuesto de unos 28 millones de euros, parte como uno de los grandes favoritos al título.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad