El Barça se exhibe y recupera el liderato de la Liga 16 jornadas después

stop

Luis Suárez, Piqué y Messi lideran la victoria azulgrana sobre el Rayo Vallecano para adelantar al Real Madrid en la clasificación

Luis Suárez y Leo Messi lideraron la goleada contra el Rayo Vallecano (6-1) | EFE

08 de marzo de 2015 (14:02 CET)

El FC Barcelona alarga su dulce momento. El conjunto azulgrana asaltó el liderato de la Primera División este domingo en el Camp Nou en el horario de los niños (12 de la mañana, ante 87.151 personas) a costa del Rayo Vallecano (6-1). Los hombres de Luis Enrique llevaban 16 jornadas por detrás del Real Madrid, desde la derrota en casa contra el Celta (jornada 10). Sin embargo, y tras varias oportunidades desde que comenzó 2015, esta vez no desperdiciaron el mal resultado que los de Ancelotti cosecharon en San Mamés contra el Athletic (1-0).

Luis Suárez y Leo Messi lideraron la victoria contra el Rayo. El delantero uruguayo está en un momento de forma inmejorable. Al fin, se ha desprendido de los nervios, presiones y desconfianzas que arrastraba para mostrar ante el Camp Nou su versión más letal. El pistolero ha desempolvado su revolver y no perdona ni una diana desde el duelo contra el Manchester City.

Suárez lleva ocho goles en los últimos ocho partidos (13 en total). Contra el osado conjunto vallecano tardó tan solo cinco minutos en marcar. Lo hizo con clase y oficio: empaló con el exterior del pie derecho y el balón alcanzó los 100 km/h para perforar la portería de Víctor Álvarez. Fue el único tanto del primer tiempo, a pesar de que el Barça gozó de varias ocasiones más. Suárez abrió la lata y se encargó de cerrar la goleada en el desenlace del choque ('90).

La hora de Messi

La segunda mitad, en cambio, supuso el desplome del Rayo en forma de goleada. Si Suárez había tardado cinco minutos en la primera, Piqué quiso ser más rápido y necesitó de solo cuatro minutos para aumentar las diferencias en el luminoso. El central catalán lleva ya seis goles este curso.

Entonces llegó la hora del mesías. Messi anotó su 24 hat trick en el campeonato doméstico –superando a Cristiano y Di Stéfano en la clasificación histórica–, el 41 en todas las competiciones. El primer gol ('56) lo anotó tras un penalti provocado por Suárez que el colegiado le dejó repetir tras haber fallado el primer intento. A la segunda no falló y rompió la mala racha que acarreaba desde el punto fatídico. La explosión de rabia en su celebración destapó su mejor versión.

El público, muy activo, coreó con fuerza el nombre de Messi, consciente de la presión que soportaba por los últimos penaltis errados. Especialmente doloroso fue el que perdonó en el último minuto contra el Manchester City, en el Etihad. Sin embargo, la afición también se acordó de vitorear a Luis Enrique, en símbolo de unidad, y de pedir "Tebas vete ya".

Iguala a Cristiano Ronaldo en el pichichi

El astro argentino no tardó demasiado en culminar otras dos buenas jugadas colectivas aliñadas con pinceladas de su excelencia individual ('63 y '68) para sentenciar el choque. El Messi más letal convirtió el segundo acto en una auténtica pesadilla para el Rayo y también para su rival más acérrimo, Cristiano Ronaldo. Con sus tres goles, 30 en Liga, La Pulga iguala al de Madeira en la lucha por el pichichi. Lo hubiese superado de no desperdiciar una brillante asistencia de Suárez que lo dejó solo. La diferencia durante la primera vuelta llegó a ser de 12 goles a favor del delantero portugués.

El Rayo tuvo su momento de gloria en los últimos compases del encuentro, con un Barça adormilado, víctima de su merecida satisfacción. El colegiado, Jesús Gil Manzano, expulsó a Dani Alves y señaló un penalti que Alberto Bueno –el hombre de los cuatro goles en 15 minutos– se encargó de transformar para deleite de los rayistas. Una anécdota final que no empaña la gran noticia de la jornada: el Barça, con 62 puntos, vuelve a ser líder a falta de 12 jornadas.