El Barça se descompone en defensa y pierde en París

stop

La gran actuación de Messi queda diluida por dos errores en jugadas de estrategia ante un PSG muy intenso (3-2)

Matuidi marca el tercer gol del PSG ante el Barça / EFE

30 de septiembre de 2014 (23:08 CET)

El PSG, un nuevo rico del fútbol europeo, penalizó a un Barça que se resquebrajó en defensa ante la primera gran cita de la temporada. Dos acciones de estrategia muy mal interpretadas minimizaron la estelar actuación de Leo Messi en un duelo de alto voltaje. En París, el equipo de Luis Enrique perdió su primer partido ante un rival deseoso de vengar su eliminación en los cuartos de final de la Champions de hace dos años. Desde entonces, encoge el Barça en Europa y se ilusiona el PSG con ganar su primera Champions gracias a los 200 millones de euros anuales que recibe de Catar.

La Champions es la pasarela más lujosa para los clubes de fútbol. El PSG-Barça se jugó a un ritmo vertiginoso, con muy pocas pausas y un continuo intercambio de golpes. El campeón francés salió desbocado, ignorando las ausencias de Thiago Silva e Ibrahimovic, su mejor defensa y su delantero más resolutivo, pero entregado al músculo de Motta y al talento de Pastore. El líder de la Liga, menos refinado que en cursos anteriores, aceptó el desafío, pero se mostró demasiado frágil en su área.

El Barça, orgulloso de no haber recibido todavía un gol en seis partidos de Liga, encajó dos en apenas 26 minutos . Y ambos en sendas acciones a balón parado, la eterna pesadilla del equipo azulgrana. David Luiz (m. 10) y Verratti (m. 26) marcaron tras una falta lateral y un saque de esquina. Messi, tras una excelente jugada de tiralíneas en la que también participaron Neymar e Iniesta, marcó para el grupo azulgrana, que en París vistió de amarillo chillón.

Triste récord de Xavi

El PSG intensificó su presión al Barça en los primeros minutos del segundo acto y Matuitidi, libre de marca, firmó el tercer tanto local (m. 54). Inmediatamente reaccionó el cuadro azulgrana con un toque sutil de Neymar (m. 56) y, a partir de entonces, se replegó el equipo de Blanc. Entregó la pelota al Barça, perseverante pero poco inspirado, que se encomendó, sin premio, al descaro de Munir y Sandro en un final agónico.

Cayó el Barça en París el día que Messi volvió a su escenario maldito. La mejor versión de la estrella argentino no fue suficiente para un equipo en fase de construcción en el que Piqué y Xavi son suplentes. El defensa ni tan siquiera jugó en el Parque de los Príncipes y el centrocampista no tendrá un buen recuerdo de su partido número 143 en la Champions. El día que superó a Raúl, su Barça fue noqueado por un PSG más intenso e inteligente. Falló la defensa azulgrana en el estadio en el que ahora triunfan David Luiz, Marquinhos y Thiago Silva, tres futbolistas que pudieron ser del Barça.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad