El Barça se atasca contra el Málaga en la hostil Rosaleda

stop

El equipo de Luis Enrique no disparó ni una sola vez entre los tres palos y sucumbió a la tensión originada por los cánticos madridistas y anticatalanistas

A la izquierda, la agresión de Weligton a Messi; a la derecha, Kameni se preocupa por el estado del argentino | EFE

25 de septiembre de 2014 (00:12 CET)

Primer atasco del Barça de Luis Enrique. El equipo azulgrana encalló contra el Málaga en la hostil Rosaleda y no supo resolver el planteamiento del conjunto malacitano, que asfixió al cuadro catalán con una fuerte presión arriba y una férrea defensa cerca de su portería. Sin goles, el partido terminó con un reparto de puntos y el consecuente recorte de distancia de los principales rivales del Barça por el título de Liga, Real Madrid y Atlético, que ganaron en la quinta jornada.

El día del tímido debut de Douglas en el lateral derecho, el Barça se quedó sin ideas. Tensionado, el cuadro azulgrana sufrió la fuerte hostilidad del estadio malaguista, que recibió al club rival con cánticos anticatalanistas y madridistas. Estribillos populares como "Que viva España" y "Yo soy español, español, español", sonaron con fuerza intercalados con gritos que recordaban el hermanamiento del Málaga con el Madrid: "Como no te voy a querer si eres campeón de Europa por décima vez" y "Somos los Ultras más radicales".

Sin embargo, el verdadero problema del Barça se vio dentro del terreno de juego. Los hombres de Luis Enrique no dispararon ni una sola vez entre los tres palos –cuando lo hicieron, la jugada fue invalidada– y pasearon el balón, la mayor parte del tiempo, en campo propio. La estrategia diseñada por Javi Gracia recordó al reciente planteamiento del Apoel en el Camp Nou y fue una losa insalvable para el Barça, que terminó desquiciado.

Weligton agrede a Messi

El momento de máxima tensión se plasmó en los instantes finales del partido, tras un saque de esquina en el que Weligton se encaró con Messi y, posteriormente, le agredió. El defensa brasileño agarró al argentino por la cara y le empujó con fuerza hacia el suelo, haciéndole caer. El árbitro, Hernández Hernández, no vio la acción y terminó sancionando con tarjeta amarilla a Weligton y a Piqué por el brusco intercambio de palabras que mantuvieron tras la agresión.

En estos momentos el Barça suma 13 puntos y se mantiene en el liderato de la Liga empatado con el Sevilla. El Atlético, que ganó al Almería (0-1), les sigue con 11 puntos y el Real Madrid (9 puntos) también ha recortado distancias después de imponerse el martes contra el Elche en el Bernabéu (5-1). La noticia más positiva para el Barça es que todavía mantiene la portería a cero tras seis partidos, cinco en Liga y uno en Champions.  


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad