El Barça remonta ante el Villarreal y gana un partido de alto riesgo

stop

Neymar, Rafinha y Messi firman la victoria del equipo de Luis Enrique (3-2), que encadena ocho victorias

Lluís Regàs

Rafinha, Neymar y Messi celebran el segundo gol del Barça ante el Villarreal, marcado por el centrocampista, en el Camp Nou / EFE
Rafinha, Neymar y Messi celebran el segundo gol del Barça ante el Villarreal, marcado por el centrocampista, en el Camp Nou / EFE

01 de febrero de 2015 (23:16 CET)

El Barça juega al límite en la Liga. A un punto (con un partido más) del Real Madrid, el equipo de Luis Enrique sabe que cualquier error penaliza mucho y este domingo salvó una cita de alto riesgo tras remontar, por dos veces, un marcador adverso ante el Villarreal. Neymar, Rafinha y Messi marcaron los tres goles del Barça. Cherishev y Vietto anotaron por los castellonenses.

El Camp Nou quiere emociones fuertes y disfrutó con un partido trepidante. El Villarreal sumaba 18 partidos sin perder y asestó dos golpes al Barça, pero el equipo azulgrana tiene más carácter con Luis Enrique que con Gerardo Martino. Ahora elabora menos, pero tiene más registros futbolísticos y, sobre todo, ejecuta sus acciones a gran velocidad.

El mejor partido de Rafinha

Neymar (en el último minuto de la primera parte) y Messi rescataron al Barça, pero también Rafinha, que posiblemente disputó su mejor partido con el primer equipo. El centrocampista brasileño fue titular en detrimento de Rakitic. En ataque y en defensa, Luis Enrique prefiere no tocar casi nada y su mayor preocupación se llama Luis Suárez. El uruguayo lucha y presiona, pero no está acertado en el remate.

El Barça, que el 4 de enero sufrió una dolorosa derrota en Anoeta, ha reaccionado con autoridad en las últimas cuatro semanas. El equipo ha ganado los últimos ocho partidos y el ambiente se ha relajado en el vestuario y en el palco del Camp Nou. Ya nadie habla de la trifulca entre Messi y Luis Enrique, sino del estado de gracia de un equipo que esta temporada ha cambiado su piel.

El futuro de Alves

Bartomeu, mientras, tiene margen de maniobra. Las urgencias se han aparcado, aunque la representante de Dani Alves manifestara antes del partido que es pesimista sobre la posibilidad de que el defensa siga en el Camp Nou. El presidente apenas se inmutó y prefirió apagar el incendio. El presente es mucho más importante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad