El Barça Regal se reivindica en el Buesa Arena de Vitoria

stop

Una exhibición de Pete Mickeal, con 23 puntos, acaba con la racha de 17 partidos sin perder del Caja Laboral

Juan Carlos Navarro protege el balón ante la férrea defensa de Brad Oleson | EFE

24 de enero de 2013 (22:52 CET)

El Barça Regal volvió a demostrar que es un equipo que se crece ante las adversidades. El conjunto del discutido Xavi Pascual mostró su mejor versión en el Buesa Arena de Vitoria, y truncó la racha de 17 triunfos consecutivos que encadenaba el Caja Laboral de Zan Tabak (79-90). Así, los dos conjuntos quedan empatados con cuatro victorias y una derrota en el grupo F del Top 16 de la Euroliga. 

Pete Mickeal fue el protagonista del partido con sus 23 puntos, el día en que volvía a regresar Juan Carlos Navarro. Esta vez no hubo 'Navarrodependencia'. El escolta de Sant Feliu firmó una buena actuación (11 puntos), sin tener una gran participación, y consiguió batir los 3.000 puntos en la Euroliga e igualar la marca de máximo triplista de la competición europea con 241 triples anotados. Registro que ahora comparte con su ex compañero en el Barça Gianluca Basile.

Sin embargo, la mejor noticia del partido fue que el Barça recuperó su mejor cara. A pesar de un inicio dubitativo, en que los infatigables jugadores del cuadro baskonista anotaron 15 puntos en tan solo 5 minutos, el Barça dio una exhibición coral. Todos los jugadores fueron partícipes de la victoria. Todos acabaron con los meritorios intentos del Caja Laboral, que nunca se dio por vencido.

Primera parte para enmarcar

El demoledor arranque del cuadro de Tabak enganchó irremediablemente al Barça a un ritmo frenético de partido. Los locales anotaban, y los visitantes respondían. El Caja Laboral llevaba el compás del partido, hasta que apareció un inesperado Joe Ingles (12 puntos). El australiano quiso reivindicarse después de una semana en la que se especuló con su salida inmediata del equipo por su bajo rendimiento. Con un triple formidable, Ingles empató el partido (23-23) y, a base de contraataques, se encargó de poner por delante al Barça (34-35), acompañado del acierto interior de Tomic y Lorbek.

Pero el Caja Laboral es un equipo muy poderoso, ya acostumbrado a que siempre aporten todos. El acierto de Nemanja Bjelica, la garra de San Emeterio y, sobre todo, el poderío de Lampe (21 puntos y 35 de valoración) mantenían las tornas igualadas. También Brad Oleson hizo daño. El escolta baskonista, que suena con fuerza como posible refuerzo para el Barça, no perdió ocasión de maltratar al que podría ser su futuro equipo con un triple muy oportuno. Entonces apareció Mickeal para culminar una combinación letal con CJ Wallace y poner un abrumador 47-50 al descanso.

Mickeal arrolla

Bajó ligeramente la anotación en el segundo tiempo, pero no la intensidad. El tercer cuarto se lo llevó el Barça con el regreso de la versión NBA de Mickeal, que dio un recital de tiros y penetraciones. El americano abrió la brecha, pero los baskonistas jamás cesaron en su empeño, y guiados por San Emeterio fueron capaces de remontar con un parcial de 12-2 (68-69). Mickeal, incansable, protagonizó más minutos para el recuerdo, acompañado de los triples de Lorbek y Víctor Sada, que comportaron un parcial de 2-14 para sentenciar el choque (79-90).

El Barça volvió a demostrar que todavía puede. Capaz de derrotar a los equipos más fuertes de Europa (CSKA Moscú, Real Madrid, Olympiacos y Caja Laboral), sigue siendo demasiado vulnerable ante conjuntos teóricamente inferiores. Xavi Pascual tiene la misión de acabar con la irregularidad que ha poseído al equipo y recordar a su talentosa plantilla que no es suficiente con ganar únicamente a los mejores. Después de los malos resultados, la reacción ha quedado patente. Veremos si se mantiene.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad