El Barça Regal se ofusca contra el BR Valladolid y cae en el Palau

stop

El equipo azulgrana se relaja después de un buen primer tiempo en que da el partido por sentenciado y acaba perdiendo y preocupantemente atascado

Jawai es detenido por un gran Sinanovic | EFE

30 de septiembre de 2012 (14:41 CET)

Sorpresa en el Palau. La primera jornada de la Liga Endesa se fraguó con una dolorosa derrota del vigente campeón, el Barça Regal, que cayó ante el Blancos de Rueda Valladolid (71-78), teóricamente muy inferior.

Los de Xavi Pascual firmaron un buen primer tiempo en el que llegaron a ganar por 17 puntos de ventaja. Gracias a las buenas actuaciones de Mickeal en el primer cuarto y de Tomic en el segundo, el equipo se fue relajado al descanso (42-30) dando el partido por ganado antes de hora. Sin embargo, el gran enfado de Pascual tras recibir un triple de David Navarro sobre la bocina hacía presagiar que las cosas no iban bien.

De la relajación al desastre

El Valladolid obró el milagro en la segunda parte con un Sinanovic providencial, acompañado por Triptovic y Renfroe en el juego exterior, ambos en estado de gracia. El pívot bosnio pudo con el intimidador Jawai y con Lorbek, que pasó muy desapercibido. Un parcial de 9-22 rubricó la remontada de uno de los equipos con presupuesto más bajo de la ACB (ligeramente superior a los dos millones de euros), a años luz de los números del Barça. El tercer periodo terminó 51-52.

El partido se iba a jugar en el acto definitivo y sobre la pista se palpaba la inseguridad de un Barça Regal ofuscado. Solo Joe Ingles (17 puntos) mantenía las opciones de su equipo, que llegó a ir perdiendo de 8 puntos a falta de 5 minutos y se colocó a un solo punto a falta de dos (66-67). Con todo a favor para salvar los muebles, los de Xavi Pascual se volvieron a atascar de manera alarmante y cayeron ante su gente (71-78). Ni Sada ni Marcelinho supieron comandar al Barça y, más que nunca, se echó de menos a Juan Carlos Navarro, lesionado, y a Jasikevicius, descartado. Si siguen así las cosas, el lituano, de 36 años, acabará teniendo bastantes más minutos de los previstos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad