El Barça paga tres millones a Hacienda por los gastos no justificados de Laporta

stop

El club azulgrana abona un total de nueve millones a la Agencia Tributaria por impuestos pendientes generados entre 2003 y 2008

Joan Laporta disfruta de las aguas de Formentera en un yate, puro en boca y champán en mano | La Voz Libre

14 de noviembre de 2014 (00:19 CET)

El FC Barcelona ha pagado nueve millones de euros a Hacienda derivados de impuestos pendientes del mandato de Joan Laporta. La Agencia Tributaria reclamó estas cuantías al Barça hace varias semanas y el club ha abonado una parte de las mismas en los últimos días. Según ha podido saber Diario Gol en exclusiva, tres millones provienen de gastos no justificados de la junta de Laporta. 

Las actas de inspección de Hacienda exigían pagos pendientes de IVA, IRPF e Impuesto de Sociedades y se remontan a tributos originados entre 2003 y 2008. Es decir, son gravámenes relativos a cinco ejercicios económicos: 2003-04, 2004-05, 2005-06, 2006-07 y 2007-08. Lo más llamativo del caso es que un tercio del total --esos tres millones-- son impuestos derivados de algunos de los gastos injustificados --cuya cuantía rondaba los 12 millones de euros-- que se desvelaron en la Due Diligence de 2010. 

Gastos no deducibles en espionajes, viajes, hoteles y restaurantes

Por ejemplo, los gastos de seguridad que empleó Xavier Martorell en supuestos espionajes. Hacienda considera que no son gastos deducibles porque no hay informes que los justifiquen. Por tanto, ello ocasiona un doble perjuicio para el club: por un lado, el dinero que se invirtió con una dudosa finalidad --está siendo investigado por la justicia-- y, por el otro, el perjuicio fiscal que ahora se origina.

Además, hay otras partidas de gastos relativas a viajes, hoteles y restaurantes pagados con Visas no deducibles porque la Agencia Tributaria también considera que no son gastos necesarios para el desarrollo de la actividad del club. Expertos jurídicos en la materia indican que "un independiente como es Hacienda viene y te dice que estos gastos no son justificados y te tacha las deducciones de la lista". Así de sencillo. 

El club lo reconoce

Fuentes del Barça reconocen a este diario la existencia de las actas y aclaran que "son unas actas de inspección por las que el Barça ha tenido que pagar una parte ahora mientras que la otra parte la dejará de poder compensar en el futuro". ¿Por qué ahora? "Ello se debe a las inspecciones fiscales a las que el club está sometido, ya que el Barça está en la lupa de Hacienda continuamente".

En cuanto a las pérdidas que no se pueden compensar en el futuro, un especialista fiscal ofrece la siguiente explicación técnica: "Quiere decir que el Barça ha perdido las bases imponibles negativas, es decir, las pérdidas que se podía compensar con beneficios futuros y que, por tanto, le eximían de pagar impuestos. A la que el club las pierde, es como si pagase, porque pierde la capacidad de compensarlas en el futuro".

Los gastos de la Due Diligence

Con estas actas, Hacienda viene a confirmar varios de los datos que la junta actual expuso en la Due Diligence de 2010. Entonces se desvelaron algunas partidas de gastos como las siguientes: 330.000 euros cargados en 21 tarjetas de crédito del club --había gastos hasta en dos pollos a l'ast--; 424.000 euros en relojes y joyas; medio millón de euros gastados en comidas, de los cuales 70.000 euros fueron en el restaurante Drolma; 7.000 euros en Luz de Gas en una sola noche; 30.000 euros por partido en caterings; 400.000 euros en vuelos privados; cinco millones en viajes no deportivos; un millón de euros en la compra de entradas de finales deportivas --Champions de Roma, Final Four-- para compromisos personales; 26.000 euros en hoteles de Dubai, Qatar y Londres, entre otros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad