El Barça, Neymar y el juez Pablo Ruz