El Barça impone la lógica en Vitoria

stop

El equipo azulgrana supera a un combativo Alavés (0-3) en la Copa con goles de Villa, Iniesta y Cesc Fàbregas

 Mascherano pugna por el balón ante un jugador del Alavés / EFE

31 de octubre de 2012 (00:38 CET)

Alavés y Barça simbolizan dos mundo opuestos. Antagónicos. Compite el equipo de Vitoria en el fútbol semiprofesional, alejado desde hace años de los focos mediáticos y que sólo puede invertir un millón de euros en su plantilla. El cuadro azulgrana, en cambio, vive en la opulencia y sus jugadores se reparten unos 200 millones de euros. El Barça, referente del fútbol europeo en el siglo XXI, está en el grupo de los elegidos y este martes venció a un voluntarioso pero inoperante Alavés en Mendizorroza (0-3) con goles de Villa, Iniesta y Cesc Fàbregas, tres futbolistas internacionales que perciben entre siete y ocho millones de euros cada uno por temporada.

David no pudo con Goliat. La resistencia vitoriana duró casi toda la primera parte. Hasta que Iniesta, sublime, conectó con Villa, que superó con un potente remate a Urtzi en el minuto 40. El Alavés, bien ordenado e intenso, había contrarrestado hasta entonces el fútbol de toque del Barça. Con el gol, la motivación local decayó y nadie creyó ya en un milagro.

Monólogo azulgrana

El segundo tiempo fue otro monólogo del Barça, pero el desenlace de la obra ya estaba escrito. El Alavés, líder del grupo II de Segunda B, intentó cambiar la lógica en alguna acción individual de Guzmán, pero cada vez tenía más problemas para juntar sus líneas y evitar que su rival encontrara buenos pasillos en ataque. Exigido físicamente, el equipo de Natxo González no podía hilvanar tres pases seguidos y cada error en la salida del balón era una pesadilla. En un robo de Cesc llegó el segundo gol azulgrana, que retrató maravillosamente la sutiliza de Iniesta. Con un toque suave, casi sin querer dañar al balón, el centrocampista colocó el balón en la escuadra de la portería de Urtzi (m. 50).

El Barça, solucionado el partido y la eliminatoria, siguió a lo suyo el día que Vilanova alineó a Bartra y Mascherano en el centro de la defensa, recuperó a Alvés y situó a Montoya en la banda izquierda. El duelo también será recordado por las buenas maneras de Sergi Roberto y la perseverancia de Alexis, generoso en el esfuerzo pero negado en el remate. Su ofuscación contrasta con la autoridad de Cesc Fàbregas, que cerró la victoria azulgrana en el minuto 88 ante un Alavés que necesita tiempo para repetir gestas pasadas (finalista de la UEFA) y que obtuvo unos buenos ingresos para cubrir la actual temporada.

Victoria del Valencia


En el otro partido de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, el Valencia ganó en el campo del Llagostera (0-2), de Segunda B. Marcaron Jonás (m. 45) y Valdez (m. 68).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad