El Barça hará limpieza en la sección de baloncesto

stop

El director (Raventós), el secretario técnico (Creus) y el directivo responsable (Bladé) podrían abandonar sus funciones al acabar esta temporada

Xavi Pascual, Joan Bladé y Joan Creus, en las instalaciones del FC Barcelona

24 de abril de 2015 (22:33 CET)

Habrá despidos en el Palau. El baloncesto del Barça se rompe en mil pedazos por las tensiones internas de los últimos años y los malos resultados del equipo de Xavi Pascual, eliminado este jueves de la Euroliga. El entorno de Josep Maria Bartomeu prepara la salida de Joan Carles Raventós, el director de las secciones, y Joan Creus podría finiquitar su ciclo como secretario técnico. Tampoco está clara la continuidad de Joan Bladé, el directivo responsable del básquet, por la mala planificación de una temporada que amenaza ruina.

Raventós puede ser la primera víctima de la remodelación que prepara Bartomeu en la sección. El máximo ejecutivo no tiene una buena sintonía con Bladé, ni tampoco con Creus. Los malos resultados le debilitan, pero también le penaliza que es una persona muy próxima a Sandro Rosell, el anterior presidente del club.

Creus prepara su salida

Creus también podría terminar su etapa como secretario técnico del Barça. Antiguo jugador del club, fue contratado en 2008 por el ex presidente Joan Laporta para sustituir a Zoran Savic. Acaba contrato el próximo 30 de junio y algunas fuentes aseguran que prepara su salida "por el enorme desgaste de las últimas temporadas". Xavi Pascual, el entrenador del primer equipo, es su gran aliado.

Bladé, la otra figura clave de la sección, también tiene muchos detractores en el Palau. "Se pasa el día jugando con el móvil, incluso en las reuniones de la Euroliga, y no tiene influencia en la ACB ni en la máxima competición europea", aseguran en las oficinas del Camp Nou. El pasado verano, el directivo y Creus discreparon sobre la renovación de la plantilla. La salida de Papanikolaou, que se marchó a la NBA tras abonar los 1,1 millones de su cláusula de rescisión, fue sustituida por Deshaun Thomas, un jugador de bajo coste. Bladé se opuso a que la sección sustituyera al griego por un alero contrastado y que en la operación mediara compensación económica.

Pascual y Hezonja

Pascual, por su parte, tiene dos años más de contrato, pero ya no genera el mismo consenso que hace unos años. Ni en las oficinas ni en las gradas del Palau. Tampoco, en el vestuario. Sus detractores critican su gestión del grupo y, sobre todo, su pérdida de confianza en Mario Hezonja, alero croata por el que suspiran varias franquicias de la NBA. La Liga, una vez más, puede ser la tabla de salvación del Barça, que ha fracasado en la Supercopa, la Copa del Rey y la Euroliga.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad