El Barça gana por inercia

stop

El equipo de Xavi Pascual, demasiado intermitente, derrota al Cajasol gracias al buen trabajo de sus pívots

CJ Wallace, Xavi Pascual y Joe Ingles

02 de diciembre de 2012 (21:27 CET)

Xavi Pascual es un entrenador que prioriza la intensidad defensiva a una amplia variedad de recursos en ataque. Quiere que sus equipos asfixien al rival y corran. Le preocupa más desactivar al contrario que desplegar un baloncesto atractivo. Y su manual suele funcionar en citas de altos vuelos, pero la propuesta del Barça Regal no seduce ni tan siquiera ante rivales de medio pelo, como el actual Cajasol, dirigido por Aíto García Reneses, al que derrotó este domingo por 78-64 en el Palau.

El Barça, que ha perdido cuatro de los primeros 10 partidos de la Liga Endesa, ganó sin demasiados sobresaltos a un Cajasol decadente. El grupo azulgrana, no obstante, sufrió un prolongado apagón en el segundo cuarto e inicio del tercero. Un parcial de 0-16 que afeó su victoria, sustentada por los buenos números de Tomic e Ingles (13 puntos cada uno). Porque el Barça es un equipo discontinuo, excesivamente intermitente, como el rendimiento de Lorbek, teóricamente el mejor ala-pívot de la Liga Endesa. El esloveno, con una ficha superior a los 2,5 millones de euros por temporada, no ofrece las mismas prestaciones que hace un año.

Regreso de Navarro y Mickeal

El Barça ganó por inercia, por su enorme potencial, ante un Cajasol en construcción el día que volvieron a reencontrarse los dos entrenadores que más ligas han ganado con el equipo azulgrana en la era ACB (entre Pascual y Aíto suman 12 de las 14 ligas). Liderado por Bogdanovic (19 puntos), el cuadro sevillano firmó una meritoria primera parte (29-32). En la segunda, sin embargo, se diluyó por completo, incapaz de replicar a un Barça físicamente superior. Sin buenos automatismos en el juego de perímetro, el cuadro barcelonista cargó todo su juego en los pívots (atrapó 35 rebotes, por 26 el Cajasol). Tomic y Wallace se movieron muy bien bajo los aros.

Un parcial de 19-2 en el tercer cuarto aniquiló a un inconsistente Cajasol el día que regresaron Navarro y Mickeal, ausentes el pasado viernes en Estambul por sendas lesiones. El escolta y el pívot, con poco protagonismo, sí aparecieron en los pocos momentos delicados. Con poco aportaron mucho a un Barça meritorio en Europa pero frágil en España.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad