El Barça gana con "seny, pit i collons" en honor a Tito Vilanova

stop

Encuentro serio y eficaz del cuadro azulgrana contra el Valladolid con Jordi Roura en la dirección

Leo Messi y Xavi celebran el primer gol del Barça ante el Valladolid

22 de diciembre de 2012 (20:25 CET)

El Barça de los récords sigue imparable. Tras una semana complicada, en la que Tito Vilanova recayó de su enfermedad en la glándula parótida, el conjunto azulgrana tenía un difícil reto por delante: mantener la concentración y conseguir una nueva victoria ante un trabajado Valladolid para despedir el año a lo grande. Con Messi y Xavi estelares, el Barça consiguió su objetivo con creces (1-3) y, con Jordi Roura en la dirección, sigue ampliando su espectacular arranque de temporada (49 puntos en 17 jornadas con 16 victorias y un solo empate). 

Los jugadores del Barça saltaron al césped del estadio José Zorrilla embutidos en unas camisetas que rezaban una frase habitual de Vilanova: "Seny, pit i collons". Sin duda, con ganas de buscar un triunfo para poder dedicárselo a su entrenador, que ya ha recibido el alta hospitalaria. A través de un juego vistoso en los primeros minutos, el Barça mandaba un mensaje claro al Valladolid, que no tardó en captar que le esperaba una difícil tarde por delante. Alexis, con la puntería demasiado desviada, tuvo el primer gol en sus botas pero desperdició una ocasión prácticamente imposible de errar, que confirma la falta de confianza del chileno. Luego fue Messi. El argentino estampó en el poste un brillante disparo de falta, conducido con una rosca maravillosa que esquivó la barrera. Buenas llegadas, poco acierto.

Conexión Messi-Xavi

El partido ganó en tensión, con un Valladolid muy serio que está protagonizando una sensacional primera vuelta de la mano de Djukic. Con el peligroso y robusto Manucho muy vigilado por Piqué y Mascherano, el cuadro vallisoletano apenas era capaz de crear peligro pero mantenía controlado al Barça. Entonces reapareció el mejor del mundo. Leo Messi, poco participativo, bajó hasta el centro del campo para revolucionar el encuentro. Con el balón en sus botas, la 'Pulga' inició la carrera y descontroló la zaga pucelana en una gran combinación con Jordi Alba que puso un centro perfecto al punto de penalti para que lo rematase el primero de la clase, Xavi Hernández (min. 43), que agradecía de la mejor manera posible su renovación hasta 2016. Fue el punto de inflexión para un Valladolid que, a partir de ese momento, fue a la baja.

El segundo tiempo empezó igual, con el Barça perdonando. Esta vez fue Pedro el que no acertó a anotar de cabeza un gran centro de Alves, que aprovechó su oportunidad para reivindicarse después de haber sido eclipsado por el gran momento goleador de Adriano en las últimas jornadas. Posteriormente, Messi volvió a errar una ocasión que normalmente metería con los ojos cerrados. Y ya iban unas cuantas. Pero Messi, que no es precisamente un perdonavidas, se encargó de hacer llegar el segundo y de ampliar su cuenta goleadora (26 tantos en Liga, 91 en 2012). El argentino volvió a combinar con Xavi --taconazo incluido--, se hizo espacio y remató perfectamente al fondo de las mallas de Dani Hernández (min. 59).

Por Tito

Con el partido sentenciado, el Barça se dedicó a tocar y a dejar que transcurriera el tiempo, pero un despiste poco oportuno de Piqué y de Alves en sus respectivos marcajes propició el tanto del Valladolid, en un rechace de Valdés que aprovechó Javi Guerra (min. 89). El público, que antes había brindado sonoras ovaciones a David Villa y Andrés Iniesta, empujó a su equipo para tratar de buscar una remontada épica. Sin embargo, Roura tocó la tecla adecuada dando entrada a Cristian Tello. El joven delantero aprovechó para marcar el tercer gol del Barça en el primer balón que tocó (min. 93), con una gran jugada individual.

Con 49 puntos de 51 posibles, el Barça es el líder más solidario de la historia de la Liga a estas alturas de campeonato. Campeón solvente de invierno, el conjunto azulgrana despide el año 2012 con unas sensaciones inmejorables y con un deseo claro para estas Navidades: que Tito Vilanova se recupere y vuelva cuanto antes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad