El Barça crece en Europa y Navarro se lesiona

stop

El equipo azulgrana, bien dirigido por Sada, Huertas y Jasikevicius (10 puntos cada uno), derrota al Olympiacos, actual campeón de la Euroliga

Lorbek intenta parar a Printezis, este viernes en el Palau / EFE

11 de enero de 2013 (23:08 CET)

El Barça Regal es un equipo tremendamente competitivo en las situaciones límites. Aplicado y tensionado, el equipo de Xavi Pascual minimiza los importantes déficits de su plantilla con una defensa asfixiante, capaz de desconectar al poderoso Real Madrid y al Olympiacos, derrotado este viernes en el Palau (76-68). Intenso y veloz, el campeón de la Liga Endesa sumó su segunda victoria en el Top-16 de la Euroliga.

Ganó el Barça al actual campeón de Europa por actitud y una mejor interpretación del partido. Con un Sada impresionante en su duelo con Spanoulis, el cuadro azulgrana supo jugar un partido muy trabado que pudo complicarse con la lesión muscular de Juan Carlos Navarro, que se lesionó en los primeros minutos del tercer cuarto (cinco puntos en 16 minutos). Necesitado como estaba el equipo de un referente en ataque, aparecieron las mejores versiones de Marcelinho Huertas y Jasikevicius, cada vez más entonado y en mejor forma física. Entre los dos y Sada sumaron 30 puntos (10 cada uno); Mickeal, muy inspirado en la primera parte (acabó con 12 puntos), y Tomic (15 puntos) también tuvieron una brillante actuación. Igual que Wallace, inspirado al principio, que compensó la escasa aportación ofensiva de Lorbek (6 puntos).

Spanoulis, desactivado

El Olympiacos, que intentó intimidar al Barça con un buen arranque (0-5), no tuvo continuidad. Spanoulis (9 puntos) no fue el base desequilibrante que destrozó al equipo azulgrana en las semifinales de la última Final Four y Printezis, que anotó 14 puntos, acabó desactivado. Antic, con tres triples, también fue una amenaza controlada por un Barça que no ha perdido un partido del Top-16 en el Palau desde 2006.

Con dos victorias y una derrota, el Barça tiene crédito en la Euroliga. El domingo, ante Asefa Estudiantes, debe certificar su clasificación para la Copa del Rey en el último partido de la primera fase de la Liga Endesa. Contundente en Europa, el equipo todavía no es fiable en España en su peor balance de la era Pascual.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad