El bando de Laporta es "muy optimista" en la recta final del juicio contra el Barça

stop

El abogado más activo de los demandados, Alonso-Cuevillas, asegura que "la junta entrante actuó con inmoralidad y mala fe"

Josep María Bartomeu, interrogado por los abogados de Sala i Martín, Laporta, Baguès y Godall | V. Malo

25 de septiembre de 2014 (21:16 CET)

El juicio contra Joan Laporta y 16 exdirectivos del Barça encara la recta final. Este jueves se inició la ronda de conclusiones en la Ciudad de la Justicia, donde las partes dieron su opinión sobre la disputa después de haberse practicado todos los interrogatorios y pruebas periciales en los días precedentes. La sensación que se desprende es que los actuales directivos del club lo tienen difícil para ganar.

En este sentido, aunque más comedido, se ha expresado Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Xavier Baguès, en declaraciones a Diario Gol: "Tengo una visión muy optimista". El letrado más activo del juicio contra la parte contraria, uno de los pocos que alegó la mala fe de los demandantes en su contestación a la demanda, fue contundente al insistir que "Rosell, Bartomeu, Faus y compañía actuaron con mala fe, de forma tendenciosa e inmoral".

El abogado, exdecano del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, defiende a su cliente con un argumento consistente: "la junta entrante no tenía ninguna potestad para reformular las cuentas de la junta anterior. Lo que tenían que haber hecho era presentar las cuentas de Laporta ante la Asamblea de compromisarios con las siete salvedades y, allí, pedir el voto en contra de los socios compromisarios para no aprobar las citadas cuentas".

"Las pérdidas serían de 26 millones como mucho"

Tras un implacable debate contable desde que empezó el juicio, hace 10 días, parece que ha quedado acreditado que unas cuentas pueden aprobarse perfectamente aunque tengan salvedades. El auditor opina, pero normalmente no deniega unas cuentas a menos que colisionen frontalmente con la realidad, y no era el caso. Por tanto, en este punto radica uno de los asuntos más controvertidos: la procedencia de reformular las cuentas, o no.

Por otro lado, Alonso-Huevillas explica que "ni hay responsabilidad objetiva –que es por lo que se demanda en base a la disposición adicional séptima de la Ley del Deporte– ni hay pérdidas si se computa la totalidad del mandato de Joan Laporta". El abogado recuerda que Laporta presentó unos beneficios de 11 millones de euros en su último ejercicio.

"Si se tienen en cuenta los importes cifrados en las salvedades de Deloitte, el resultado pasaría a 26 millones de pérdidas", comenta el letrado. Cifra muy inferior a los 79,6 millones de pérdidas fruto de la reformulación de Faus, y también por debajo de los beneficios globales que la junta de Laporta acumuló en años anteriores. "En este supuesto no habría habido caso", explica el abogado.

La batalla interpretativa por las salvedades no cuantificadas

En este apartado toman protagonismo las salvedades no cuantificadas o incertezas, no contabilizadas en los cálculos de Alonso-Huevillas por ser interpretativas: los terrenos de Viladecans –cuya devaluación no está cuantificada por el auditor, sino por el club, y se produce con la nueva junta–, el conflicto con Sogecable –donde el Barça ha reconocido que habría que descontar siete millones de euros, que al final no se pagaron, a los 37,8 provisionados–, y la provisión del cobro de un 25% de una deuda de Mediapro con el club.

Durante la sesión del jueves, también expuso sus conclusiones el abogado del Barça, Fernando Cerdà, que fue claro al asegurar que "el que la hace la paga". Por parte de los demandados también hablaron los siguientes letrados: Eligio Hernández, abogado de Laporta y exfiscal del Estado; Alberto Carrillo, abogado de Jordi Torrent; Juan Pablo Correa, abogado de Elena Fort; Ramon Esteve, abogado de Jaume Ferrer; y Carlos Esteban, abogado de Albert Perrín y Joan Boix.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad