El balonmano español agoniza tras ganar el Mundial

stop

El León solicitará el concurso de acreedores, como el Granollers, tras la desaparición del Ciudad Real y la renuncia del San Antonio

25 de febrero de 2013 (20:02 CET)

Un mes después de que la selección española se proclamara campeona del mundo en Barcelona, el balonmano español no vislumbra síntomas de recuperación en la peor crisis económica de su historia. El León, campeón de la Liga Asobal en 2001, solicitará el concurso de acreedores esta semana si no resuelve sus deudas con Hacienda. Es otra entidad histórica en decadencia. Es otro campeón de Europa en situación límite, tras la desaparición del Ciudad Real, la renuncia del San Antonio de seguir en la élite y el concurso de acreedores en el que está inmerso el Granollers. Sólo el FC Barcelona vive en la abundancia.

El León, tercero en la Liga Asobal y clasificado para los octavos de final de la Champions, arrastra una deuda de 500.000 euros y debe unos 230.000 a sus jugadores en concepto de salarios, según El País. Las subvenciones públicas, sobre todo del ayuntamiento, se han reducido a menos de una cuarta parte de las percibidas en 2010 (423.000 euros) y el club traspasó hace menos de un año a Montoro al Barcelona para aliviar su precaria economía. En el pasado, el equipo ganó dos Recopas, dos Copas Asobal, una Copa del Rey y una Liga Asobal.

La renuncia del San Antonio

Medio año antes, el San Antonio solicitó el concurso de acreedores. Con una deuda de 1,3 millones de euros, el club de Pamplona renunció en julio de 2012 a la Liga Asobal al no encontrar un patrocinador que cubriera su presupuesto. En el pasado, y gracias a su vinculación con la cementera Portland, el equipo ganó una Copa de Europa (2001) y se proclamó dos veces campeón de España. También ganó la Recopa en dos ocasiones y tuvo en nómina a Jackson Richardson, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos del balonmano francés.

Mucho más traumática fue la disolución del Ciudad Real, el mejor equipo del mundo en la primera década del siglo XXI. Cinco veces campeón de España y tres veces campeón de Europa, el club se encontró sin apoyos económicos para ingresar unos 10 millones de euros y su propietario, el empresario inmobiliario Domingo Díaz de Mera, finiquitó la era de oro del balonmano manchego al trasladar el equipo a Madrid. El Atlético, tras dos décadas de ausencia, heredó la plantilla del Ciudad Real.

"La única salida que tenía el presidente para cumplir su compromiso con los jugadores era trasladar el equipo a Madrid. En caso contrario, hubiera desaparecido", argumentó Luis Miguel López, director general del Atlético de Madrid. El presupuesto del equipo rojiblanco para el curso actual es de cuatro millones de euros; el del Barça, su gran rival, es de ocho millones.

El Granollers tiene un millón de presupuesto 

En Catalunya, el Granollers también sobrevive con muchos problemas. Diez veces campeón de la liga española, que dominó en los años 60 y 70, tres veces campeón de Copa, una vez campeón de la Recopa y dos de la Copa EHF, el club del Vallès Oriental (Barcelona) solicitó el concurso de acreedores. "Hemos refinanciado las deudas que teníamos con la Seguridad Social, con varias entidades bancarias y con proveedores", comentó a diario Gol Pep Blanchart, gerente del Granollers. El club reconoce una deuda de un millón de euros.

El presupuesto del Granollers en la temporada 2012-13 es de un millón de euros. El club, según Blanchart, recibe una subvención del ayuntamiento y tiene acuerdos de patrocinio con Fraikin, KH-7, Gallo, Parex y Reckitt Benckiser y esta temporada está al corriente de pagos con los jugadores. Su caso simboliza la asfixia económica del balonmano, el tercer deporte de equipo con más licencias (unas 96.000 según el CSD) en España.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad