El baloncesto universitario hace perder 1.800 millones de euros a las empresas estadounidenses

stop

La productividad laboral cae en picado durante la fase final a la vez que aumentan las bajas médicas entre los trabajadores

La Universidad de Duke se impuso a la de Wisconsin por 68 a 62 en la final de la NCAA.

08 de abril de 2015 (00:00 CET)

Marzo es un mes temido para los empresarios americanos. La culpa no la tiene una plaga que afecta a las materias primas, ni un apagón que deja sin luz a las oficinas. Es el inicio del March Madness, la fase final de la liga universitaria de baloncesto (NCAA), que acabó el pasado lunes con la victoria de la Universidad de Duke a la de Wisconsin por 68-63. Ya pueden volver a respirar tranquilos.

Los trabajadores acuden encorbatados a sus puestos y recogen su taza de café, como un día cualquiera. Sin embargo, la productividad cae en picado. ¿El motivo? Los empleados gastan su jornada laboral para ver los partidos de básquet. Aproximadamente 60 millones de personas asisten a la oficina a mirar los encuentros a través de la televisión por cable. Un hecho que conlleva 1.800 millones de euros de pérdidas para las empresas estadounidenses, según un informe de la revista Fortune.

El 6% de los americanos en el mercado laboral, además, utiliza días libres o solicita una baja médica para poder disfrutar de los encuentros de su universidad favorita.

Beneficios para los anunciantes

Ante tal expectación, el precio de los anuncios se dispara. El March Madness mueve 1.041 millones de euros en publicidad, el segundo evento más importante del país por detrás de la fase final de la NFL, la liga de fútbol americano (1.133 millones). El coste por un spot de 30 segundos es de 1,4 millones de euros.

El baloncesto universitario es, además, muy popular entre las clases altas. La penetración en hogares con más de 92.000 euros de ingresos anuales es un 50% superior a la media de la programación. Y la inversión da resultados. Según un estudio de Kantar Media, los aficionados aumentan un 8% su predisposición a comprar uno de los productos anunciados.

Locura en las apuestas

A la par en la publicidad, la fase final de la NCAA dobla en volumen de apuestas a los playoffs de la NFL. 'La locura de marzo' mueve unos 8.200 millones de euros por los 4.000 de la Superbowl. Casi 40 millones de estadounidenses, ¡un 12% de la población!, juega a predecir los resultados.

La modalidad más popular son los NCAA Brackets. Un cuadro del torneo en el que el apostante debe acertar todos los cruces hasta llegar a la final. Hasta el mismísimo Barack Obama se animó a ofrecer sus pronósticos, y con relativo éxito. Adivinó uno de los dos finalistas, la vencedora Universidad de Duke.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad