El Atlético derrota al Sevilla en un partido con tres penaltis y tres expulsiones

stop

Diego Costa (dos) y Negredo marcaron los tres goles del primer partido de semifinales entre rojiblancos y sevillistas

Diego Costa celebra un gol con el Atlético de Madrid / EFE

01 de febrero de 2013 (00:30 CET)

El Atlético de Madrid ha superado con nota su primer asalto de semifinales de Copa del Rey al vencer al Sevilla (2-1) en un duelo disputado en el Calderón, donde los aficionados rojiblancos acudieron en masa para presenciar un nuevo triunfo que decidieron dos tantos de penalti anotados por Diego Costa (minutos 49 y 71). Por el equipo de Unai Emery marcó Negredo (m. 56), también de penalti.

Segundo clasificado en la Liga, el Atlético quería demostrar ante su público que puede ser digno finalista de una competición que le mediría a Barcelona o Real Madrid en el duelo decisivo. En la primera entrega de las semifinales contra el Sevilla, no pudo contar con Falcao, todavía lesionado, pero fue superior a un rival que ha ganado orden y seguridad desde que Emery sustituyó a Michel. Sin Palop, lesionado, debutó Beto en la portería sevillista.

Fútbol directo y fuerte presión

El Atlético encaró el partido con un fútbol muy directo y una fuerte presión sobre el rival. A pesar de su superioridad, la primera ocasión de peligro para los madrileños no llegó hasta el minuto 29, cuando Koke estuvo a punto de sorprender con un disparo raso. En el 38, Adrián mandó otro aviso a la zaga sevillista con una gran jugada que culminó con un disparo demasiado alto. La réplica llegó en un lanzamiento lejano de Negredo.

Diego Costa no había estado muy acertado en la primera parte, pero adelantó al equipo al transformar un penalti por manos de Spahic que, además, le costó la expulsión, por doble amonestación, al jugador sevillista. Siete minutos después, el mismo guión se vivió en la otra portería: Godin fue expulsado con tarjeta roja directa por tocar el balón con la mano y Negredo marcó desde el punto de penalti. El Atlético, superior hasta entonces, acusó el gope durante unos minutos. Sólo se calmó con el segundo gol de Diego Costa, al anotar un penalti que cometió Fernando Navarro, que minutos más tarde fue expulsado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad