El acuerdo del Real Madrid por Di Stéfano era "papel mojado"

stop

La carta de Sancho Dávila refuerza el robo que sufrió el Barça con la colaboración del gobierno de Franco

star wars ana_643x397

25 de febrero de 2013 (20:12 CET)

Cada vez hay más pruebas que demuestran que el Real Madrid le robó al FC Barcelona el mítico jugador Alfredo Di Stéfano. Y no solamente eso, sino que en la operación intervinieron hombres de la confianza de Francisco Franco. El que fuera presidente de la Federación Española de Fútbol en 1953, Sancho Dávila, aclaró en una carta que el acuerdo alcanzado entre el Real Madrid y el club Millonarios de Bogotá, donde entonces militaba Di Stéfano, era "papel mojado".

El documento, que ha sido publicado por el diario La Vanguardia, iba dirigido al conde del Alcázar de Toledo y Delegado Nacional de Deportes de la España del Caudillo, el general José Moscardó, y estaba guardado en una carpeta oficial de la Falange Española y de las JONS que tenía como nombre de asunto "Di Stéfano". Lo que da buena cuenta de que el futuro del jugador argentino era un asunto de Estado para las altas esferas de la España franquista.

Un acuerdo sin validez

En la carta, Dávila explica que el club colombiano Millonarios de Bogotá, que se había fraguado una plantilla de estrellas a costa de la huelga de futbolistas que se originó en Argentina en 1947, no podía disponer libremente de la Saeta Rubia. El futbolista debía regresar a su club de origen, River Plate, el 15 de octubre de 1954 como muy tarde, según se desprendía del Pacto de Lima. Sin embargo, el Madrid alcanzó un acuerdo con Millonarios de efectos inmediatos, para fichar al jugador en 1953.

El conflicto entre Barça y Madrid por hacerse con los servicios de Di Stéfano desembocó en el fichaje más polémico de la historia del fútbol. Mientras la entidad que entonces presidía Santiago Bernabéu había alcanzado un acuerdo con Millonarios por el futbolista a cambio de 89.000 pesos, el FC Barcelona había sellado un pacto con River para contar con el jugador a partir de octubre del 54. Sin embargo, en la carta queda claro que "Millonarios no puede traspasar sin permiso de River (que no lo da)", según apuntó Dávila, que también expuso que faltaba la autorización de la Federación Española, que él mismo presidía. Lo que significa que el jugador debía recalar en el Barça.

Pacto de la vergüenza

El debatido asunto tuvo diferentes capítulos destacables. Di Stéfano vistió la camiseta del Barça y disputó algunos amistosos junto a Kubala, cumpliendo el sueño (que quedó incompleto) de Pepe Samitier, entonces secretario técnico azulgrana, de juntar a las dos grandes figuras mundiales del fútbol. Pero, con la inestimable colaboración del gobierno franquista, que mediante el propio general Moscardó puso varias trabas al Barça –como el cierre de puertas a los jugadores extranjeros en la Liga española para tratar que el club azulgrana renunciase a sus derechos sobre Di Stéfano–, se alcanzó el denominado pacto de la vergüenza. Un acuerdo inédito en la historia del fútbol, que obligaba a ambos clubes a compartir al jugador alternativamente, un año en cada equipo.

Enric Martí, entonces presidente del Barça, dimitió a modo de protesta por la decisión tomada, contrario a compartir el jugador con el Real Madrid. Pocas semanas después, el 23 de octubre de 1953, Josep Vidal-Ribas era proclamado nuevo presidente del Barça. Una de sus primeras decisiones fue renunciar al pacto de la vergüenza, es decir a Di Stéfano. El Real Madrid pagó al Barça el dinero que en su día adelantó a River, y se quedó en exclusiva con el artífice de la etapa de mayor gloria de la historia madridista (de 1955 a 1960), que conquistó las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa de forma consecutiva.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad