El actual consejo del Espanyol rebate el apoyo popular a Oliveró

stop

El portavoz, Rafael Entrena, asegura que sólo votó el 30% de los accionistas e insinúa que el candidato perdedor fomentó los alborotos

El equipo de gobierno de Joan Collet | V. Malo

21 de noviembre de 2012 (16:49 CET)

Las heridas producidas en la junta de accionistas del Espanyol del pasado lunes tardarán en cicatrizar, pero el nuevo consejo de administración quiere rebajar el actual clima de crispación. En su primera comparecencia como portavoz de un consejo presidido por Joan Collet, Rafael Entrena aseguró que se sienten "totalmente legitimados" para gobernar el club pese a la enorme fractura social existente. También cuestionó que Sergio Oliveró, el gran derrotado del proceso electoral, fuera respaldado por una amplia mayoría de accionistas.

"La legitimidad de este consejo está fuera de toda duda porque obtuvimos el respaldo del 60% de la masa accionarial", manifestó Entrena. "Tampoco es cierto que la candidatura de Oliveró tuviera el respaldo de casi todos los accionistas. El Espanyol tiene 30.000 socios y 13.000 accionistas, y sólo votó un 30% de los accionistas. Ahora, sí tienen el apoyo de quienes más chillan", añadió el portavoz y vicepresidente del área institucional y patrimonial.

"No sé quién organizo el alboroto, pero un grupo de personas reventó la asamblea desde el primer minuto y durante cinco horas. Es evidente que estaban organizados, pero tenemos que hacer borrón y cuenta nueva, aunque hay cosas que tardarán en cicatrizar", deslizó Entrena, quien recordó que todo el grupo reclamó el apoyo para Oliveró. "Lo que pasó fue un atentado muy grave contra la institución y hubiera deseado un llamamiento a la paz de Oliveró", recalcó el portavoz del consejo de administración, que estudia emprender medidas contra las personas que "reventaron" la junta de accionistas. "Algunos, por hechos graves, han sido expulsados como socios y no pueden ir al campo, pero siguen siendo accionistas", explicó.

El regreso de las Brigadas Blanquiazules

Algunos aficionados radicales son miembros de la Curva, la grada de animación de Cornellà-El Prat. Otros formaron parte de las Brigadas Blanquiazules, grupo ultra de ideología fascista que respaldó a Oliveró. Fuentes próximas al actual consejo incluso sospechan que las Brigadas Blanquiazules tenían un acuerdo con el candidato perdedor para recuperar su protagonismo en las gradas. Un protagonismo reducido a la mínima expresión en los últimos años por los consejos de administración presididos por Sánchez Llibre y Condal.

En su comparecencia, Entrena también remarcó que los incidentes del pasado lunes "no son representativos de la afición del Espanyol, que es modélica, respetuosa y deportiva". También agradeció la gestión y dedicación al club de Daniel Sánchez Llibre y Ramón Condal, ex presidentes y máximos accionistas, que fueron reiteradamente insultados por los aficionados más radicales. Asimismo, lamentó que Joan Collet no pudiera dirigirse a los accionistas tras ser proclamado 27º presidente del Espanyol por las descalificaciones y gritos que soportó.

Las insinuaciones de Entrena fueron rebatidas inmediatamente por la candidatura de Oliveró, que ya ha anunciado que no se disolverá. En un comunicado de prensa, aseguraron que no se sienten responsables de los incidentes del pasado lunes.

Cristóbal Casado, destituido como secretario técnico

La primera reunión del nuevo consejo de administración del Espanyol se celebró el martes y Entrena hizo oficial su composición. La cúpula del club estará formada por el primer presidente ejecutivo del Espanyol, Joan Collet, y cuatro vicepresidentes: Anna Maria Fuster, adjunto a la presidencia; José Luis Morlanes, vicepresidente primero y responsable del área económica; Albert Garrofé, responsable del área jurídica, y el propio Rafael Entrena, responsable del área institucional y patrimonial. Los siete consejeros restantes son Iñaki Pérez, Jordi Puyaltó, Albert Ginjaume, Ramon Robert, Álvaro Amigó, Enrique Beltrán y Montserrat Tordera, mientras que Xavier Fontcuberta es el nuevo secretario del consejo. En el área deportiva se notificó la destitución de Cristóbal Casado como secretario técnico y su sustitución por el ex jugador Jordi Lardín, que contará con la supervisión de Ángel Morales.

El domingo, en Cornellà-El Prat, el nuevo consejo de administración espera un ambiente mucho más sosegado durante el partido que el Espanyol disputará contra el Getafe. Mauricio Pochettino, ratificado por Entrena como entrenador, abogó por la unidad del club. "Lo que más necesita ahora el Espanyol es recuperar la imagen de unidad que nos hacía fuertes e indestructibles", dijo el técnico argentino. "Es muy importante para todos ganar. Es fundamental un buen resultado y entender que los pericos hemos demostrado que salimos hacia adelante cuando estamos hundidos", agregó Pochettino.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad