Duckadam, el portero que le detuvo cuatro penaltis al Barça en la final de la Copa de Europa de 1986, teme perder un brazo

stop

El ex guardameta padece problemas circulatorios desde hace años, y debe pasar por quirófano

El ex cancerbero, en un acto

25 de septiembre de 2012 (12:12 CET)

El héroe de la final de la Copa de Europa de 1986, Helmut Duckadam (53), pasará por el quirófano para evitar perder un brazo. El ex guardameta del Steaua de Bucarest que le detuvo los cuatro penaltis al Barcelona en la final de Sevilla, sufre de un aneurisma –una dilatación en un vaso sanguíneo por degeneración o debilitamiento de la pared vascular.

Según apunta el Jurnalul National, el rumano padece una insuficiente arterial aguda en el brazo derecho. De hecho, Duckadam tiene problemas circulatorios desde hace más de 20 años. Por este motivo, se retiró poco después de la citada final, con 27 años, dando al Steaua el único título europeo que exhibe en sus vitrinas.

Hace tres semanas, el ex guardameta pasó por una primera intervención, pero los fuertes dolores le obligan a ingresar, de nuevo, en el quirófano.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad