Dopaje y partidos amañados, el explosivo cóctel del deporte en Australia

stop

Un informe de la Comisión local contra el crimen provoca la suspensión de las apuestas a nivel nacional

La ministra de Deportes, Kate Lundy, en la multitudinaria rueda de prensa ofrecida en Canberra

08 de febrero de 2013 (20:43 CET)

Escándalo por todo lo alto en Australia. El 'proyecto Aperio', un informe de la Comisión Australiana contra el Crimen (ACC), ha provocado la suspensión de las apuestas en la liga local de 'soccer', salpicada por "el uso generalizado de sustancias prohibidas y el amaño de partidos", que según la policía de este país habrían llegado a generar en un solo partido unos 30 millones de euros en apuestas procedentes del continente asiático.

Desde la ACC se asegura que existen pruebas de manipulación de partidos y de uso generalizado de sustancias prohibidas –básicamente péptidos y hormonas, así como de la infiltración de bandas organizadas en el tráfico de estos fármacos ilegales, que según el informe resultó "mayor" en las grandes ligas de lo que indicaban los controles. La Comisión añadió que no podía revelar los detalles sobre individuos o los deportes involucrados, pero que ha hecho entrega de los correspondientes informes confidenciales a algunos organismos deportivos y entregado sus descubrimientos sobre ciertas personas y clubes a los cuerpos de Policía federal y estatal.

Una trama organizada

"Los descubrimientos son impactantes y van a disgustar a los aficionados a los deportes", aseguró el ministro de Justicia Jason Clare en una conferencia de prensa en Canberra sobre la investigación de un año de duración. Se sospecha que "múltiples atletas de varios clubes en los principales deportes australianos están utilizando actualmente o han usado" sustancias para mejorar el rendimiento físico-atlético, agregó. En este sentido, y según el 'proyecto Aperio', entrenadores, médicos y personal de apoyo habían "orquestado y/o excusado el uso de sustancias prohibidas" que en ocasiones ni siquiera estaban autorizadas para el uso en seres humanos.

Mientras Federación australiana de 'soccer' (FFA) y liga (Hyundai A-League) niegan la mayor, y confirman que no existe ningún proceso abierto para investigar la manipulación de partidos –un portavoz de la FFA se limitó a comentar que están intentando identificar el partido que atrajo los 30 millones en apuestas, la policía sigue trabajando en el caso. Por su parte, las principales competiciones de las dos disciplinas más populares del país, la Australian Football League (AFL) y la National Rugby League (NRL) ya han admitido que están colaborando con la ACC y que han comenzado sus propias investigaciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad