DiR mantiene el beneficio en el peor año del ‘fitness'

stop

Más de la mitad de los gimnasios de Ramon Canela pierde dinero, aunque los servicios ‘premium' salvan al grupo

jefe protocolo2_844x448

14 de febrero de 2013 (01:00 CET)

Los resultados del grupo de empresas deportivas de Ramon Canela, los gimnasios DiR, muestran síntomas de enfriamiento. Más de la mitad pierde dinero: sólo seis de los 17 centros arrojan un margen positivo. 

Esa media docena de instalaciones salvan al grupo completo: DiR obtuvo 800.000 euros de resultado bruto. Entre los clubs deportivos que ganan dinero, destaca DiR Diagonal: 986.000 euros. En el reverso de la moneda se encuentra la gran apuesta de Canela: DiR Tuset cierra su primer año completo con números rojos de 400.000 euros.

Sin rentabilidad

La lista de centros no rentables, orientados, en su mayoría, a un público de clase media, se completa con el Tres Torres (-77.000 euros), Tarragona (-168.000 euros), Sport DiR (-84.000 euros), Campus (-63.000 euros), Seven (-342.000 euros), Claris (-267.00 euros) y Avenida Madrid (-200.000 euros).

Gestora de Clubs DiR pierde 163.000 euros y la empresa que explota las tiendas de ropa deportiva se deja 19.000 euros al año. Estos datos se refieren al ejercicio de 2011, según Iberinform. A requerimiento de este diario, DiR ha declinado contextualizar o matizar las cifras.

Todas estas empresas totalizan pérdidas de 1,8 millones al año.

Los números negros

Canela parece, sin embargo, que mantiene la situación bajo control. En el peor año para el fitness, el grupo catalán consolidará el margen de 2011 (el último ejercicio aún se está cerrando). Ello se debería en parte a los servicios orientados a un público con mayor capacidad de gasto.

La unidad de entrenadores personales y disciplinas deportivas de formato reducido, como el yoga o boxeo, arrojaría 110.000 euros al año en números negros. Otro de los pilares es DiR Sant Cugat, que gana 115.000 euros.

El sector, en caída

Como el resto de cadenas, DiR ha tenido que combatir la fuga de clientes derivada de la subida del IVA y del empeoramiento económico general. La actividad pasó a gravarse con el tipo del impuesto del 21%.

"Una familia con problemas de liquidez prescinde del gimnasio y otros servicios, como la televisión de pago. El ahorro es inmediato y considerable", explica el responsable sectorial de CCOO, Jordi Cibeira. El número de abonados habría descendido hasta un 12% adicional.

Más bonos

En esta situación particular y con un contexto de mercado en deterioro, Canela anunció la semana pasada que propondrá la emisión de cinco millones en bonos. Los instrumentos de financiación, como es tradicional en DiR, los suscribirán los clientes.

Esta vez pedirá hasta seis veces el beneficio para financiar próximas reformas. El lunes se celebró la asamblea de inversores en la que Canela propuso la operación que saldrá adelante los próximos días. DiR es la única gran cadena de gimnasios catalana que mantiene al día sus cuentas en el registro mercantil.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad