Dimite el ministro de Deportes marroquí

stop

La investigación abierta por el Gobierno de Benkiran, a instancias del Mohamed VI, habría determinado la responsabilidad de Ouzzine en el escándalo del estadio de Rabat

Mohamed Ouzzine | Morocco World News

07 de enero de 2015 (22:26 CET)

El ministro de la Juventud y el Deporte de Marruecos, Mohamed Ouzzine, ha presentado la dimisión al presidente del Gobierno, el inslamista moderado Abdelilah Benkiran, por el escándalo del césped del estadio Príncipe Moulay Abdallah de Rabat. Según fuentes no oficiales marroquíes a las que ha tenido acceso Diario Gol, la investigación abierta por el Ejecutivo marroquí, a instancias del rey Mohamed VI, habría determinado hoy la responsabilidad de Ouzzine en el caso.

El complejo deportivo capitalino se vio envuelto en una gran polémica, el pasado 13 de diciembre, al hacerse casi imposible que se jugara el encuentro de cuartos de final del Mundial de Clubs de la FIFA entre el Cruz Azul de México y el SW Wanderers australiano (3-1), a causa de las lluvias torrenciales que cayeron aquel día sobre la capital de Marruecos.

Indignación por las imágenes de la vergüenza

Las imágenes de los operarios del Moulay Abdallah intentando drenar el terreno de juego con baldes y grandes esponjas en el descanso del encuentro, y al inicio de la prórroga, dieron la vuelta al mundo, e indignaron a los ciudadanos marroquíes. Los medios de comunicación locales criticaron con dureza a Ouzzine por lo acaecido en el estadio, y por el hecho de trasladar la semifinal del 16 de diciembre, entre el Cruz Azul y el Real Madrid (0-4), de Rabat a Marrakech. A 323 kilómetros de distancia por carretera. Además, el escándalo dejó al descubierto supuestas irregularidades en la contratación y ejecución de las obras de remodelación del complejo deportivo Moulay Abdallah.

El ministro Ouzzine y el presidente de la Real Federación de Fútbol de Marruecos, Ali Fassi-Fihri, fueron objeto de una monumental bronca por parte del público que asistió a la semifinal entre mexicanos y españoles en el Grand Stade de Marrakech. En el consejo de ministros de esa semana, en Rabat, Benkiran mantuvo a Ouzzine al frente de la cartera para no abrir una crisis de Gobierno –Mohamed Ouzzine pertenece al Movimiento Popular, coaligado con el Partido de la Justicia y el Desarrollo de Benkirane–. Sin embargo, por la noche, el rey Mohamed VI ordenó al presidente desde Abu Dabi, donde se encontraba el monarca alauí desde hacía tres semanas, que abriera una investigación, suspendiera al ministro e impidiera su asistencia a la final del Mundial de Clubs.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad