¿Descenderá a Segunda el Real Madrid por los insultos racistas y los objetos lanzados desde la grada?

stop

Dani Alves lamenta la existencia de cafres en todos lados, mientras que el árbitro refleja en el acta que el público lanzó un mechero al campo

31 de enero de 2013 (11:40 CET)

Este miércoles, Real Madrid y Barcelona disputaron el clásico más pacífico de los últimos tiempos. Sin provocaciones en las horas previas al partido, predominó el fútbol sobre el césped del Santiago Bernabéu. Sin embargo, algunos cafres aprovecharon la ocasión para atacar a los jugadores del Barcelona. Dani Alves denunció insultos racistas, mientras que a Gerard Piqué le lanzaron un mechero desde la grada.

Alves, uno de los mejores de la semifinal, escuchó sonidos simiescos dirigidos hacia su persona en el transcurso del partido. El brasileño lamentó lo ocurrido a través de Twitter. "Lástima el resultado y más lastima aún la de racistas qye hay en algunos lugares. Pero soy feliz como soy. Gracias", escribió. Sin duda, esta provocación demuestra la dudosa inteligencia del que la realiza, ya que en la plantilla del Real Madrid juegan Essien (Ghana) y Marcelo (Brasil). "No basta con poner multas. Una de las posibles sanciones sería jugar un partido a puerta cerrada; otra consistiría en quitar puntos; pero el descenso es el mejor castigo para los clubes racistas", aseveró el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, en una entrevista reciente.

Los árbitros

Por otra parte, Gerard Piqué estuvo a punto de recibir el impacto de un mechero. El defensa lo recogió del suelo para entregárselo al colegiado, Clos Gómez, pero Carles Puyol se lo quitó de las manos y lo tiró fuera del rectángulo de juego. No obstante, el árbitro reflejó el incidente en el acta: "Aficionados situados detrás de una de las porterías lanzaron un mechero al terreno de juego sin causar daño a ningún participante", redactó.

Al término del partido, además, la tertulia televisiva Punto Pelota aseguró que Leo Messi le llamó "bobo", entre otras cosas, a Álvaro Arbeloa en el parking del Santiago Bernabéu. Pero parece que no existen pruebas, como sí las había de José Mourinho, entrenador del Real Madrid, esperando a un árbitro hace un año en las instalaciones del FC Barcelona.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad