Del Madrid, de adopción; del Atlético de Tetuán, de cuna

stop

Anas Sordo, presidente delegado de la peña madridista Remate, destaca la importancia del fútbol como un factor de acercamiento entre España y Marruecos

Mohamed Haidour, Florentino Pérez y Anas Sordo, en Valdebebas

18 de diciembre de 2014 (10:13 CET)

"El deporte es un factor de acercamiento entre naciones de diversidad cultural, religiosa y social, y el fútbol es el que mejor transmite esos valores. Por eso decidimos fundar hace nueve años una asociación de seguidores y simpatizantes del Real Madrid, denominada Remate", asegura Anas Sordo, presidente delegado de la peña madridista; el presidente efectivo, Mohamed Haidour, vive en Madrid. El nombre de Remate viene derivado de (Re)al (Ma)drid (Te)tuán, y es una de las dos peñas oficiales con que cuenta el club blanco en Tetuán.

Con más de trescientos mil habitantes, la ciudad teutaní está situada en la nariz de Marruecos, cercana al mar Mediterráneo y muy próxima a Tánger y Ceuta. En el reino de Mohammed VI hay seis peñas oficiales del Real Madrid. Dos en Casablanca (Casa Madridista y la Peña Madridista de Casablanca), dos en Tetuán, y otras dos en Nador, a tiro de piedra de Melilla; y en Alhucemas, junto al peñón de Alhucemas, de soberanía española. La peña Remate cuenta con 280 socios. Por número de asociados, es posiblemente la más importante de cuantas están asentadas en territorio marroquí. Su cuartel general está enclavado en la cafetería Goya, en la localidad de Martil, a unos diez kilómetros al noreste de Tetuán.

El derbi WAC-Raja de Casablanca

Sordo no considera que el norte de Marruecos sea más proclive al Madrid que el sur, considerado proculé por algunos. "No necesariamente, porque los seguidores de los dos clubs se reparten por todo el territorio nacional", asegura. Eso no es óbice, no obstante, para que el peñista madridista reconozca que el país está dividido desde hace algunos años entre partidarios del Madrid y del Barça. En Marruecos, lo más parecido al clásico español es el derbi de Casablanca entre el WAC y el Raja. Es tal la rivalidad que existe entre estos dos equipos que en alguna ocasión ha tenido que venir un árbitro internacional de Túnez para dirigir el encuentro.

La peña Remate, como Alejandro Sanz, tiene el corazón partido. Son del Real Madrid por adopción, y del Moghreb Atlético de Tetuán, de cuna. Anas Sordo lamenta que el Atlético de Tetuán hubiera caído en los penaltis ante los neozelandeses del Auckland (0-0), imposibilitando así una hipotética final con el Madrid. "Hubiera sido un acontecimiento histórico", asegura. "Hubiéramos ido con el Moghreb porque es de nuestra ciudad, y con el Real Madrid, porque es nuestra pasión", agrega.

Para el Moghreb, quedar apartados de la cita de campeones de la FIFA, ha sido una gran decepción. Habían apostado la temporada al número par y rojo del Mundialito, hasta el extremo de relegar a un segundo plano la Liga. "El Mundialito es un escaparate de primer orden y el Atlético de Tetuán quería aprovecharlo al máximo. No se puede negar esa afirmación. El equipo ha basado toda la temporada en hacer un buen papel en el Mundial de Clubs, y sí, esta circunstancia ha influido de alguna manera en la trayectoria en la Liga", reconoce el presidente delegado. La peña madridista tetuaní mantiene desde 2007 un convenio de cooperación con el Moghreb Atlético de Tetuán.

El califa Moulay El Hassan, socio de honor

Numerosos vínculos históricos futbolísticos unen a la ciudad con el club blanco. El Madrid jugó su primer partido en Tetuán a finales de los años 20 del siglo pasado. Más tarde, cuando el califa del sultán, príncipe Moulay El Hassan Ben El Mehdi, visitó a mediados de los 40 las obras de lo que sería el nuevo Chamartín, Santiago Bernabéu le otorgó la distinción de socio de honor del club. Y está también el histórico partido de Liga que el Atlético de Tetuán disputó contra el Madrid, el seis de enero de 1952, y que terminó con empate a tres. "Todo esto corrobora el encadenamiento de secuencias que el tiempo ha consolidado y convertido en lazo históricos", asegura Anas Sordo.

Aunque hay otros vínculos igual de importantes que fortalecen, si cabe aún más, lazos y relaciones entre el Madrid y Tetuán, y que el presidente delegado de la peña Remate se encarga de desgranar. "José Luis López Peinado, tetuaní de nacimiento e hijo predilecto de Tetuán, fue jugador internacional del Real Madrid en los años 60 y 70. También está Lolo Sáinz, ex jugador de la sección de baloncesto. Abderrezak El Allam, internacional marroquí de voleibol del Madrid. Sin olvidar el memorable partido que jugaron los veteranos del Real Madrid en Tetuán, en 1970, en homenaje al jugador del Moghreb Atlético de Tetuán, Mohamed Al Jebli. Allí estuvieron Di Stéfano, Puskas, Santamaría, Del Sol...".

Este bagaje y legado histórico es lo que está detrás de la creación de la peña madridista Remate. Hasta el punto de que fue el mismo Florentino Pérez, quien la inauguró el 20 de mayo de 2005, dándole la bienvenido el entonces primer ministro, Driss Jettou. El presidente del Real Madrid fue, además, objeto de una entrañable y apoteósica acogida por parte de los ciudadanos de Tetuán. "Desde entonces", afirma Anas Sordo con convicción, "nuestra asociación no ha cesado en su actividad deportiva y social, basada en los valores que siempre nos han impulsado: la divulgación, el fomento y el fortalecimiento de los vículos y relaciones entre España y Marruecos".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad